As Pontes

El instituto Castro da Uz se llena con voces literarias

El centro pontés recibió la visita de destacados autores

98

Más de una década de trabajo y decenas de alumnos implicados. El broche al proyecto educativo Lemos por e para vós llevó ayer al instituto Castro da Uz de As Pontes a personalidades y representantes del mundo de la cultura y las letras como Héctor Cajaraville, Pura Galán, Luis Veloso, Carmen Sampedro o Hakan Casares, hijo del escritor ourensano Carlos Casares.

La jornada sirvió de punto y aparte para un programa que nació, tal y como recordaron ayer los alumnos, «para dar a coñecer a nosa lingua e a nosa literatura».

En la primera fase, los Argalleiros das letras -impulsores de la iniciativa- pusieron en marcha una alameda literaria. «Os rapaces investigaron cada unha das 21 árbores celtas e, a continuación, recopilaron os poemas nos que aparecen esas especies», recordó la profesora Chelo Devesa que, junto a Elena Hernández, coordina el programa. Esos fueron los cimientos de una publicación, la Antoloxía poética das árbores celtas, a la que dieron voz un total de 40 personalidades entre los que destacan los ayer presentes, así como otros nombres del ámbito cultural como Helena Villar Janeiro o el cineasta Jorge Coira. «Qué mellor que invitalos a que veñan a vernos», subrayó ayer Devesa. La docente aseguró que «estamos satisfeitos coa resposta obtida. A pesar de que moitos non puideron asistir, mandaron correos moi agarimosos desculpando a súa asistencia».

Argalleiros de honra

El acto, que arrancó con un paseo por la alameda literaria, concluyó con el «agradecemento a todos pola súa axuda e a súa visita», subrayó uno de los miembros del club de lectura. Además, -añadió- «queremos nomearvos como Argalleiros de honra».

Los presentes recibieron un ejemplar de una violeta, el germen de lo que será la siguiente fase del proyecto. Los Argalleiros no se detienen y, ahora, trabajarán en la búsqueda de los 21 animales y plantas sagradas para los celtas. Si se cumplen sus previsiones, a final de curso, la alameda literaria se llenará con nuevas especies que unirán de nuevo el mundo de la naturaleza y el de las letras.

Fuente La Voz de Galicia

Comentarios