Unas treinta empresas participan ya en la transformación de Endesa

El proyecto de transformación de la central térmica de As Pontes avanza tanto en el interior como en el exterior de las instalaciones. Está a punto de cumplirse dos meses desde el arranque de los trabajos y en la explanada que hasta hace poco albergaba el aparcamiento de la térmica ya se aprecia el resultado de las primeras tareas de excavación que servirán para colocar los cimientos de las dos plantas desulfuradoras, que van en la parte de la central lindante con la actual carretera. En estos momentos, ya hay una treintena de empresas subcontratistas implicadas y, aunque los tecnólogos principales son de fuera de la comunidad, buena parte de las cuales son gallegas.

Las plantas de desulfuración cambiarán la fisionomía de entrada a la planta, ya que tendrán 32,5 metros de altura.

Al mismo tiempo, en otro espacio de la central pontesa ya ha finalizado el montaje de la unidad dos de desnitrificación, en la que ya han empezado los trabajos de puesta en marcha. El montaje de las tres restantes (una por grupo) sigue actualmente su curso.

La transformación que Endesa está llevando a cabo en la factoría de As Pontes, en la que invierte 217 millones de euros, está orientada a desnitrificar y a eliminar el azufre de los gases resultantes de la combustión de carbón, con el objetivo de minimizar los efectos ambientales de la actividad de generación eléctrica que realiza. Además de alargar con ello la vida útil de la central otros 25 años, la empresa cumplirá así los requisitos de la Directiva europea de Emisiones Industriales (DEI) y de las normas más exigentes aún, las BREF.

Una nueva carretera

Con las obras y las nuevas instalaciones, Endesa ganará 14.220 metros cuadrados de superficie, que cogerá parte de la carretera de acceso a la villa. A cambio, cederá otros terrenos para construir un nuevo vial, que también financiará.

En el proyecto, la empresa eléctrica calcula que trabajarán unas trescientas personas externas a su plantilla, hasta que a principios de 2020 la instalación transformada entre totalmente en operación. Serán precisas un millón de horas de trabajo por hombre. Los cálculos realizados por Endesa indican que estarán implicadas cuatro empresas principales y entre cincuenta y ochenta compañías subcontratistas.

Es la tercera gran transformación que acomete la central térmica pontesa desde su entrada en operación y la segunda de mayor envergadura económica.

La planta no interrumpirá su producción pese a acometer la adaptación

Pese a que los trabajos de adaptación de la central son de gran envergadura, los responsables de la compañía han informado de que estos no supondrán la paralización de la actividad. Esto es, la planta, de 1.400 megavatios de potencia, continuará producienco pese a las limitaciones. Es una circunstancia importante para la empresa, que tiene en su térmica uno de los principales focos generadores del país. Además, es una de las plantas más eficientes, por lo que en los últimos años ha mantenido una línea ascendente de producción y de actividad en el sistema energético nacional.

Recientemente, personal de la factoría ha sido premiado por poner en marcha un proyecto que aún la hacía más competitiva y contribuía a reducir los costes.En el final del pasado año, la térmica pontesa tuvo sus cuatro grupos generadores a pleno rendimiento.

Fuente La Voz de Galicia