‘Moscas’ por Rafael Novoa

49

Rafael Novoa nos envía un nuevo relato que leyo en las Jornadas Literarias del Ateneo Obrero de Gijón junto a Lorenzo Silva (premio Nadal) y Clara Obligado (alumna de Borges).


Moscas

Eran verdes y gordas. Lo acompañaban a todas partes refulgiendo al sol como aguamarinas. No sabía el por qué de aquella extraña simbiosis, pero al pasar de los días, las moscas fueron aumentando en número y las personas de su entorno comenzaron a quejarse. Primero se quedó sin trabajo, después sin amigos. La gente por la calle se hacía a un lado al verlo pasar con aquel enjambre a su alrededor; y pronto le prohibieron la entrada en restaurantes, cines y supermercados. Un día llegó a casa y encontró una nota de su mujer. «Lo siento, Antonio, pero no aguanto más tus repelentes moscas. Vivir contigo es como hacerlo con una plasta de vaca.» Al final todos le abandonaron menos las moscas. Ellas no. Lo seguían a todas partes con una fidelidad y devoción que daba miedo. A veces se rezagaban sobre un cubo de basura, un excremento de perro o la gomina de algún ejecutivo; pero al cabo alzaban el vuelo y le daban alcance allá donde estuviera.
«Parece usted un hombre aseado; y no le encuentro síntoma alguno de enfermedad. Está sano», le dijo el médico, mientras apartaba las moscas a golpe de radiografía.
Desesperado, terminó visitando a un curandero. Aquel hombrecillo, después de escuchar su historia, lo agarró de una mano y lo sacó al patio exterior de la casa. Parados bajo el sol esmerilado de la tarde, y en medio de una nube verde y zumbona, lo mandó mirar al suelo y dijo: «Ahí tiene el origen de su problema: hace tiempo que arrastra el cadáver de su sombra».

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios