Los enchufes tienen mucho que decir

92

La tecnología PLC (‘Power Line Communication’), es decir, Internet por red eléctrica, llega a España con intención de convertirse en una seria alternativa a la banda ancha que existe actualmente. Iberdrola ha sido la primera empresa en lanzarse a la caza de clientes (hay 3,2 millones de viviendas sin línea telefónica fija), mientras que Endesa y Unión Fenosa lo harán próximamente. ¿Cómo funciona esta tecnología?


Se trata de una vía de transmisión de datos apta para uso doméstico y empresarial, y para la que no es necesario dar de alta una línea telefónica.
La idea de la transmisión de datos por líneas eléctricas no es nueva, y las empresas suministradoras llevan desde hace tiempo usando sus propias redes para la transmisión de datos propios e internos. Durante la pasada década hubo intentos de implantación sin mucho éxito en países como Alemania o Reino Unido.
Esta tecnología cuenta con algunas ventajas innegables. La más importante es que utiliza una infraestructura ya existente, y llega a todas partes (es decir, a cualquier lugar que disponga de suministro eléctrico). Mediante un módem PLC, cualquier enchufe de un abonado a este servicio sirve para conectarse a la Red, y la capacidad de transmisión de datos es bastante aceptable (45 Mb troncales y en un futuro próximo llegarán a los 200 Mbps). El mayor inconveniente técnico es el ‘ruido’ en las transmisiones, que puede poner en peligro las trasferencias de archivos.
La clave: la red de baja tensión
La tecnología ‘Power Line Communications’ basa su estructura de funcionamiento en la utilización de los cables eléctricos de baja tensión. Mientras que la energía eléctrica llega a los usuarios en forma de corriente alterna de baja frecuencia (50 ó 60 Hz), para PLC se utiliza alta frecuencia (1,6 – 30 MHz) para transportar datos, voz y video.
Para acceder a este servicio, es necesario un módem especial PLC por cada conexión particular (doméstico o empresa). Este módem, que es el único aparato del que se tendrá que preocupar el usuario, se conecta con un equipo denominado ‘repetidor’ situado en el cuarto de contadores del edificio o manzana. Este último equipo puede atender hasta 256 módems.
A su vez, el ‘repetidor’ se conecta con un equipo que se encuentra en los centros de transformación de la compañía energética, que dan servicio a entre 300 y 500 viviendas. Iberdrola ya ha manifestado que sólo lo instalará si tiene suficiente demand. Es decir, que pidan el servicio entre el 3% y el 4% de esos potenciales clientes, es decir, más de 15 domicilios, algo “fácil de conseguir”, según sus propios responsables.
El tramo que va desde el centro de transformación de la compañía eléctrica hasta el usuario cubre lo que denomina comúnmente “última milla”. En dichos centros de transformación se encuentran las conexiones con las redes de telecomunicaciones.
Básicamente, todo el proceso anterior transforma los enchufes de cada hogar u oficina en puntos de conexión a Internet.
Todas con licencia
La concesión de las licencias C1 a las eléctricas la pasada semana ha marcado el inicio de la comercialización de este servicio.
Iberdrola, que ha escogido como eslogan “Internet a la velocidad de la luz”, asegura que tiene “un producto que compite con todo: también con el cable. Facilita el rápido desarrollo de la sociedad de la información y aumenta la velocidad de penetración de la banda ancha en España, favoreciendo también la competencia”.
De hecho, algunas de las zonas de lanzamiento que ha elegido la compañía están cableadas, por lo que su socio, Neo Sky, podrá comprobar si realmente es competitivo. Aunque en una primera fase no dará transmisión de voz, los responsables de Neo Sky afirman que este servicio se incluirá dentro de unos meses.
Por su parte, Endesa ya ha probado esta tecnología “con notable éxito” en pruebas piloto llevadas a cabo en Barcelona, Zaragoza y Sevilla. La compañía no ha querido concretar la oferta comercial, que comenzará en Noviembre en Zaragoza y en enero de 2004 en Barcelona, si bien ha explicado que el acceso podrá tener una velocidad máxima de 20 Mbps, con el objeto de ser competitiva respecto a la tecnología ADSL.
Unión Fenosa, que trabaja con DS2, también ha realizado pruebas en Madrid, Alcalá de Henares y Guadalajara y prepara también el lanzamiento comercial. Tanto Unión Fenosa como Endesa mantienen conversacione con el operador de telecomunicaciones Auna.
La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones ha determinado que las eléctricas deben ofrecer el servicio antes de octubre de 2005 al 40% de sus clientes. Además, deben separar contablemente el negocio de telefonía y garantizar la no alteración del normal suministro eléctrico.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios