Las ciudades gallegas lideran el uso de Internet de alta velocidad en España

64

Internet parece haber calado al fin en los hogares gallegos, y lo ha hecho además a lo grande, con una clara apuesta por los accesos de banda ancha. Así lo indica un estudio realizado por la consultora Taylor Nelson Sofres sobre el mercado de las telecomunicaciones gallegas en las capitales de provincia gallegas y en las áreas metropolitanas de más de 100.000 habitantes, o, lo que es lo mismo, en las siete grandes ciudades de la comunidad.


Los datos del estudio indican que el 38,2% de los hogares gallegos de ámbito urbano disponen de conexión a Internet, frente al 25,4% de media en el conjunto de España y al 30,4% en las ciudades. Esto, de por sí, supone un dato positivo, ya que desmiente muchos prejuicios sobre el retraso de la comunidad en materia de tecnologías de la información; pero lo más llamativo es la preponderancia de las conexiones de banda ancha, en un índice que supera la media nacional en 25 puntos: el 65,1% frente al 40,1%.
La explicación parece estar en el uso generalizado de la tecnología de fibra óptica, que representa más de un 58% del total de los accesos de alta velocidad en las ciudades, frente al 33% en el conjunto de España. El gran beneficiado en este sentido es el operador R, que acapara el 45% del total de los accesos a Internet en entornos urbanos y el único que ofrece servicios de cable. Esta empresa, de capital gallego, se ha convertido en el principal suministrador de los urbanitas en la comunidad, por delante de otras compañías de ámbito nacional o incluso de multinacionales como Telefónica, Wanadoo o Ya.com.
Matices preocupantes
Estos datos dibujan una realidad que, pese a las apariencias, presenta matices inquietantes. El más importante es el desequilibrio entre la Galicia urbana y la rural, un mal que parece ya endémico en la comunidad. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística referidas al 2003, sólo el 16,9% de los hogares gallegos están conectados a Internet, la tercera tasa más baja de España sólo por delante de Extremadura y Castilla-La Mancha y menos de la mitad que si se realiza el cálculo teniendo sólo en cuenta las grandes ciudades.
Las explicaciones a este fenómeno son varias: la primera de ellas es que la población joven, la más interesada en acceder a las nuevas tecnologías, se concentra en las ciudades, lo que explicaría las diferencias entre el medio urbano y el rural. Pero el factor más influyente son probablemente las infraestructuras; no hay que olvidar que el cable es accesible sólo en el medio urbano, e incluso la conexión telefónica tradicional no siempre está al alcance de los vecinos en las localidades más pequeñas.
De hecho, el índice de conexiones es tanto más elevado cuanto más grande es la ciudad; así, Vigo y A Coruña son las que más porcentaje de hogares conectados tienen, por delante de Santiago. Estas tres localidades son la punta de lanza de una comunidad que parece haberse incorporado con ganas a la era tecnológica.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios