Las operadoras, contra el proyecto ‘wireless’ de la ciudad de Filadelfia

111

El ambicioso proyecto de ley de la ciudad de Filadefia para convertir en una ciudad totalmente Wi-Fi en 2006 ha colisionado con el ‘lobby’ de las telecomunicaciones, que encuentran en el proyecto un enemigo serio para sus intereses económicos. Entre las compañías que se han opuesto al proyecto se encuentra Verizon Communications, la primera proveedora de la ciudad.


La intención del proyecto era que la ciudad ofreciera conexión inalámbrica a la Red a todos los ciudadanos de la ciudad a partir de 2005. La impulsora del proyecto, Dianah Neff, afirmaba en el mes de septiembre: “Mi objetivo es aprobarlo en diciembre, instalarlo a partir de febrero y tener toda la ciudad conectada en junio de 2006”, aunque el proyecto está vetado hasta el 30 de noviembre.
La ciudad no pretende ser ni la primera ni la única ciudad Wi-Fi del mundo, pero su plan de instalación tecnológico es uno de los más ambicioso del planeta. Ahora, el proyecto ha encontrado una oposición intensa en los intereses de las grandes compañías de telecomunicaciones locales como Verizon Communications.
El ‘lobby’ de las telecomunicaciones ha iniciado —según informa la CNN— una campaña intensa para anular el proyecto ‘wireless’ de una docena de ciudades y pueblos del estado de Filadelfia.
Barbara Grant, portavoz del alcalde de la ciudad, ha asegurado que veían el proyecto como una forma de ser una ciudad del siglo XXI. “Nosotros queríamos acabar con la brecha digital para los ciudadanos que no pudieran acceder a Internet, especialmente los escolares”, ha asegurado Grant.
Las grandes compañías como Qwest Communications International, Sprint Corp, BellSouth Corp, and Verizon Communications, según informa la CNN, han presionado durante el último año para que la legislación de estados como Pensylvania, Florida, Utah y Luisiana, no autorice concesiones en telecomunicaciones al sector público.
Según Sharon Shaffer, la portavoz de Verizon Communications, su compañía ha sido favorable a la competencia, siempre y cuando “todos los competidores que están distribuyendo el mismo tipo de servicio estén gobernados bajo las misma regulación”.
En el anteproyecto se planeaba un incentivo económico para las compañías de telefonía, que para el caso de Verizon ascendía a 3.000 millones de dólares.
Condiciones del proyecto
El proyecto incluye la colocación de antenas de red, que necesitaría una financiación de 10 millones de dólares; y 1,5 millones de dólares anuales para el mantenimiento de los sistemas.
Según Dianah Neff, quieren introducir el nuevo servicio público en el verano de 2006, con un coste inferior a los servicios ofrecidos por los proveedores comerciales, que puede alcanzar hasta los 60 dólares al mes. “Sería difícil, pero no imposible tenerlo para junio de 2006”, aseguró Neff.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios