Los aparatos electrónicos serán más caros por la nueva normativa de reciclaje

154

Los usuarios “notarán” en el precio de los productos electrónicos la obligación que tendrán, a partir de agosto, las empresas responsables de la producción de la mayor parte de residuos eléctricos y electrónicos de gestionar esas basuras, según la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones (ASIMELEC).


Según el Real Decreto que traspone las directivas europeas sobre gestión de esos residuos, aprobado por el Consejo de Ministros del pasado 25 de febrero, cada empresa productora de aparatos eléctricos y electrónicos deberá acreditar que posee un sistema propio de gestión de residuos de estos productos, o bien que participa en un sistema colectivo.
El director general de ASIMELEC, Jorge Pérez, calificó en rueda de prensa de “positiva” la aplicación de esta normativa pero aseguró que el consumidor “lo va a notar en el precio”.
Pérez precisó que aún “no se sabe en qué medida” pero indicó que “la buena voluntad” y “la conciencia ecológica” de los ciudadanos tendría que bastar “para asumir, por ejemplo, las 15 pesetas por aparato que puede costar el correcto reciclaje de un teléfono móvil”.
Las pilas, los teléfonos móviles, las lavadoras o los ordenadores tendrán en el futuro tres posibles salidas: la recogida directa por parte de los ayuntamientos; el depósito en contenedores especiales; o la devolución al fabricante o al proveedor a cambio de un nuevo aparato de características similares.
Registro y desglose
ASIMELEC mostró su satisfacción porque se han atendido dos de sus peticiones previas a la aplicación de esta ley: un sistema de registro de empresas productoras de este tipo de residuos y el desglose en la factura del coste de reciclaje, lo que, según afirman, hará que se asuma un coste neutro, “igual para todas las empresas”.
Ese era uno de los principales temores de los productores que veían en este sobrecoste una oportunidad para que algunas empresas no asumieran sus obligaciones e incurrieran así en competencia desleal.
Con el registro y el detalle de la factura, señalan, se ayuda a evitar los fraudes y así los costes “no tendrán demasiada repercusión en el mercado”.
Demasiados residuos
Los hogares españoles, según datos del Ministerio de Medio Ambiente, “atesoran” unos 70 millones de aparatos sin darles uso. Para cumplir con lo que pide Europa la recogida de residuos electrónicos y eléctricos debería multiplicarse por 7 para alcanzar así los 4 kilos por persona y habitante.
La nueva normativa está encaminada también a fomentar que las empresas apuesten por el ecodiseño que les permita reciclar mejor y más fácilmente sus productos a la vez que aprovechar mejor sus residuos.
Así, las empresas de pilas ya han retirado el mercurio para un mejor reciclaje y en el futuro se apostará por tornillos de plástico o carcasas de móviles de fácil separación.
ASIMELEC recordó que las empresas del sector tienen ya a su disposición dos iniciativas ‘Tragamóvil’ y ‘Ecofimática’ que ya han recuperado más de 400 toneladas de residuos de teléfonos móviles y equipos de reprografía, ofimática e informática.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios