Hollywood lanza su sexta campaña de denuncias contra usuarios de redes P2P

32

Nuevamente la industria del cine de EEUU ha lanzado una campaña judicial contra las personas que intercambian material protegido por ‘copyright’ en Internet, informa la MPAA en un comunicado. Esta campaña tiene un curioso y amenazador lema: ‘Internet Thieves be warned: You can Click, but you can’t hide!’ (‘Ladrones de Internet, estáis avisados: ¡Podéis hacer click, pero no os podéis ocultar!’).


La asociación de cine estadounidense, que representa a los grandes estudios de Hollywood, vuelve a la carga contra la llamada ‘piratería’ en la Red “en todo EEUU”, en lo que constituye la sexta campaña judicial que lleva a cabo en los últimos años, tanto contra empresas como contra particulares.
El comunicado es categórico al afirmar que la reciente resolución del Supremo de EEUU sobre el caso Grokster legitima estas nuevas demandas. El alto tribunal estadounidense determinó a finales de junio pasado que las redes P2P pueden ser declaradas resposables de delitos por violación de ‘copyright’ cuando sus usuarios copian y distribuyen material protegido sin permiso de los propietarios.
Según el comunicado, la MPAA afirma que “estas demandas contra personas que descargan y distribuyen de forma ilegal películas ‘on line’ forman parte de una campaña mayor para difundir las consecuencias que pueden acarrear la ‘piratería’ de películas”.
El pasado noviembre, la MPAA anunciaba que iba a externer sus polémicas demandas contra los usuarios individuales de redes P2P. La propia asociación asegura que “ya ha identificado a muchos de estos usuarios por su nombre”.
Pero las amenazas del sector cinematográfico a los internautas que intercambian archivos van más allá. La MPAA recuerda que la Copyright Act estadounidense prevé indemnizaciones por daños que “pueden ascender a 30.000 dólares por cada una de las películas copiadas y distribuidas ilegalmente , e incluso a 150.000 dólares si se demuestra que el daño es intencionado”. Además, el comunicado afirma que “los cargos federales pueden suponer una pena de hasta cinco años de cárcel, y hasta 10 años si existe reincidencia”.
“Los ladrones de Internet están avisados: ¡Pueden hacer click, pero se pueden ocultar!”, asegura el vicepresidente de la asociación y director de la sección de antipiratería mundial, John G. Malcolm, quien asegura que a la MPAA “no le gusta llevar a los tribunales a la gente”, aunque advierte de que seguirá demandando a cuantas personas hagan falta para que la gente se dé cuenta de que “la distribución por la Red de películas robadas es ilegal y daña a sus creadores”.
Fuente: elmundo.es

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios