Los estudios de Hollywood se ponen de acuerdo para implantar la tecnología digital en las salas y desterrar las proyecciones tradicionales

77

Tres años de discusiones a través de una empresa creada específicamente para poner de acuerdo a todos los grandes de Hollywood han culminado esta semana en la elaboración de un acuerdo sobre las especificaciones técnicas que permitirán el salto del celuloide a la tecnología digital. Semejante convenio es comparado por Frank Pierson, presidente de la Academia de Hollywood, con el que hace un siglo permitió unificar los estándares para la proyección del celuloide, que ahora será abandonado.


No ocurrirá de la noche a la mañana, porque el principal problema sigue siendo quién pagará la factura de 3.000 millones de dólares que se calcula. Los estudios no quieren hacerse cargo de esa cuenta porque no son propietarios de las salas de cine, pero éstas alegan que los nuevos sistemas les ahorrarán a Hollywood 1.200 millones anuales en costos. «Es un gran paso, no cabe duda, pero eso no significa que el año que viene haya 4.000 teatros mostrando películas digitales», valora un experto al diario ‘USA Today’.
Así, el Episodio III de ‘Star Wars’ se rodó en digital, pero sólo pudo verse en este formato en unas cuantas salas. Y películas como la española ‘Lucía y el sexo’, pionera en España en filmarse en este formato, corrió parecida suerte. En realidad, lo que la industria del cine espera es que, ahora que han mostrado las coordenadas específicas de lo que van a utilizar, el sector tecnológico invierta más en producción e investigación hasta abaratar los costes.
Máxima definición
Según lo que ha decidido la Digital Cinema Initiatives, creada específicamente para este propósito en 2002 por los siete estudios más importantes de Hollywood, las películas digitales tendrán al menos el doble de líneas que una televisión de alta definición, lo que abre la puerta a nuevas tecnologías que ofrecen una nitidez cuatro veces mayor. Estas películas, que dejarán de ser cintas, no tendrán arañazos y en teoría ofrecerán siempre la misma calidad de proyección que la primera vez que se exhiben.
El salto, que se compara con el paso del VHS al DVD, permitirá integrar múltiples canales de sonidos en diferentes lenguas y proyectar imágenes en tres dimensiones. Las películas digitales se podrán transmitir vía satélite o por líneas de alta velocidad en lugar de entregarse en mano, lo que eliminará de golpe un importante renglón de gastos. Lo que había frenado hasta ahora a los estudios es el miedo a la piratería, mientras la industria tecnológica aguardaba la falta de un acuerdo. Es por ello que la mitad de las 176 páginas de especificaciones, disponibles en la página www.dcimovie.com, se refieren a los sistemas de códigos encriptados que prevendrán que caiga en manos equivocadas.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios