Los aficionados a los videojuegos no son ‘bichos raros’

84

Ya sabíamos que los amantes de los videojuegos no son “bichos raros”, pero ahora lo confirma el estudio científico realizado por el Observatorio del Videojuego y de la Animación de la Facultad de Comunicación de la Universidad Europea de Madrid.


Contrariamente a la opinión generalizada, que piensa que los videojuegos son perjudiciales, el estudio ofrece una conclusión clara: los videojuegos aumentan la sociabilidad de los jugadores y potencian sus habilidades.
Planteado con el objetivo de investigar los hábitos de los jugadores y su influencia en el comportamiento, refleja algunos datos interesantes:
– el 41% de los encuestados afirma haber ampliado su círculo de amistades gracias a los juegos y el 96% que su vida familiar no se ha visto alterada
– los padres jugadores dedican más tiempo a compartir su afición con la familia que los no jugadores, jugando con sus hijos a juegos fundamentalmente educativos que ayudan a desarrollar la capacidad de aprendizaje de los pequeños
– un 41% afirma que los videojuegos han influido mucho en su capacidad de trabajar en equipo, casi un 54% que ha mejorado su capacidad de superación y un 68% que influyen de forma positiva en su capacidad de visión
– hay más escenas de lucha, sangre o muerte en la televisión o en el cine que en los videojuegos
El estudio también pone de manifiesto que a los jugadores les gusta tanto o más que a los no jugadores ver la televisión, ir al cine, practicar algún deporte y escuchar música, que los niños hasta 6 años prefieren jugar con sus amigos o familiares antes que hacerlo de forma individual (cifra que se invierte en edades mayores) y que a los jugadores les da un “subidón” de adrenalina durante las partidas, volviendo a la normalidad o incluso sintiéndose más relajados tras ellas.
Más información en la web de Universidad Europea de Madrid

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios