Computadoras que leen el pensamiento humano

34

Escribir sin teclado en un ordenador, simplemente usando el pensamiento, es posible y fue demostrado en directo esta semana en el salón mundial de alta tecnología CeBIT, que actualmente se celebra en la ciudad alemana de Hanover.


Por primera vez, se probaron en público dos prototipos de una “máquina de escribir mental” desarrollados por un pequeño equipo de investigadores, informáticos y especialistas en neurología del hospital berlinés Charité.
Dos hombres que llevaban en la cabeza una especie de gorro conectado por una multitud de cables a una computadora fueron sentados ante ella, perfectamente inmóviles, y poco después, en la pantalla, el cursor comenzó a moverse, a escoger letras y, poco apoco, a formar frases. En realidad, los hombres estaban imaginando que realizaban los movimientos, explicó uno de los dos responsables del proyecto, Klaus-Robert Muller, un informático de Fraunhofer. “Ellos imaginan que toman una bola en la mano izquierda, o la derecha, que mueven una puerta con un pie o que meten un gol”. Cada movimiento imaginado ordena un desplazamiento del cursor en la pantalla, permitiendo por eliminación escoger las letras, escribir. No es rápido, se necesita varios minutos para componer una frase, pero funciona. El gorro contiene varios sensores, 64 ó 128, según el modelo, que permiten, como en un electroencefalograma, medir la actividad cerebral. Las señales eléctricas del cerebro son transmitidas por cable al ordenador, que los analiza y los transforma en una orden.
Los médicos contribuyeron con sus “conocimientos fisiológicos sobre los movimientos y sus reacciones en los sectores del cerebro”, y los informáticos transformaron esas informaciones en algoritmos, dice Gabriel Curio, profesor de neurología del hospital berlinés y otro responsable del proyecto.
Según sus inventores, el uso de este artefacto no requiere gran entrenamiento. “No es el hombre sino la máquina la que debe aprender”, subraya Curio. El ordenador se adapta a cada persona, sólo se necesitan de 15 a 20 minutos para configurar un perfil individual. Luego “lo esencial es relajarse y concentrarse en un movimiento preciso”, agrega Muller.
La tecnología podría “devolver cierta libertad” a algunos paralizados “cuyo cerebro está intacto pero encerrado en un cuerpo que ya no reacciona”, dice Curio.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios