La autovía avanza con la construcción de un viaducto de 100 metros de altura

101

[La Voz de Galicia] La unión temporal de empresas encargada de construir el penúltimo tramo de la autovía Ferrol-Vilalba, el que unirá As Pontes y Cabreiros, ha empezado a levantar el que será uno de los más altos viaductos de la red viaria gallega: el que salvará el valle del Eume, en As Pontes. Se trata de una estructura de 1.131 metros de longitud que constará de 28 pilares de alturas variables; el más elevado superará los cien metros.


Las constructoras Puentes y Calzada -especialista ésta en viaductos- y Viviendas y Ferramentas ganaron el concurso para ejecutar la obra precisamente por su propuesta particular para esta estructura. Su diseño se fundamenta en un puente de construcción más simple con un único tablero de 25 metros de anchura sobre el que irán los cuatro carriles de circulación.
Las vigas se fabrirán en serie en una planta de Outeiro de Rei, un factor que redundará en un abaratamiento de costes. De hecho, las adjudicatarias ganaron el concurso de obra con una propuesta para construir el tramo completo en 19 meses y con un presupuesto de 39,2 millones de euros. El proyecto se licitó por 52 millones y 30 meses.
Sin embargo, aunque la obra del viaducto avance sin problemas -ya asoman tres de los pilares-, los plazos previstos para poner en servicio el tramo completo hasta Cabreiros-en teoría, mediados del 2007, pues las obras arrancaron a finales del 2005- serán imposibles ya de cumplir.
El mismo trecho del que formará parte el viaducto do Eume es el que está parcialmente paralizado por las excavaciones arqueológicas que están en marcha en el círculo lítico de A Mourela, iniciadas en agosto del 2005 y paradas entre octubre y abril. Tras varias prórrogas, los últimos plazos marcados por la Dirección Xeral de Patrimonio -organismo del que dependen las investigaciones- apuntan a que los trabajos en el yacimiento se prolongarán, como mínimo, hasta finales de junio con el objetivo de documentar lo mejor posible el yacimiento, que inevitablemente será destruido por la autovía, según reiteró Patrimonio en varias notas de prensa.
Aunque la Consellería de Política Territorial no se ha pronunciado oficialmente acerca de esa decisión de continuar las excavaciones -adoptada el miércoles 7-, lo cierto es que lleva meses presionando para que las constructoras puedan empezar las obras del tramo en la zona de A Mourela.
La conselleira María José Caride declaró el 30 de mayo en As Pontes, durante un acto oficial, que sólo esperaban la orden de Patrimonio para iniciar los trabajos de la autovía en A Mourela.
Ese retraso de varios meses en el ritmo de las obras supondrá un sobrecoste del 20% sobre el presupuesto total, lo que colocará la construcción del tramo en 47 millones.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios