Patrimonio retoma los trabajos en el círculo lítico de A Mourela

31

[La Opinión de A Coruña] Un equipo de 30 personas dirigido por el arqueólogo Andrés Bonilla retomó ayer los trabajos en la excavación del círculo lítico de A Mourela, paralizados desde el pasado mes de octubre. En la zona han instalado una carpa que les permitirá avanzar, en un principio durante tres meses, en el estudio de los restos arqueológicos aunque las circunstancias meteorológicas no sean las deseables.


Bonilla, de PyA Arqueólogos, sustituye al frente de la excavación al director del Laboratorio de Investigaciones Arqueológicas de As Pontes (LIA), Jacobo Vaquero. Ni la Consellería de Política Territorial, responsable de las obras de la autovía Ferrol-Vilalba, ni la Dirección Xeral de Patrimonio han hecho público el porqué del cambio de responsables de la excavación. Otra de las decisiones adoptadas al respecto es la creación de un comité científico asesor que emitirá la valoración final sobre el estudio de los restos del monumento megalítico y su conservación y que está dirigido por el catedrático de Prehistoria Ramón Fábregas Valcarce.
El círculo lítico de A Mourela se encuentra en el trazado del tramo de la autovía Ferrol-Vilalba que une el núcleo urbano de
As Pontes con Cabreiros. Su posible desaparición bajo este vial provocó la movilización de los vecinos y la constitución de la Plataforma en Defensa do Círculo Lítico da Mourela. El pasado mes de diciembre la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (Adega) y la Plataforma pola Defensa do Patrimonio das Pontes presentaron en la Xunta el proyecto de ejecución de un túnel que evitaría la destrucción del monumento funerario. A día de hoy continúan a la espera de una respuesta de Política Territorial sobre la propuesta, que cuenta con el apoyo de Patrimonio. El túnel pasaría por debajo del conjunto megalítico y para su construcción se aprovecharían los desmontes ya realizados. Además, el presupuesto de ejecución de esta infraestructura supondría el 5,3% del coste total del tramo de autovía afectado, con lo que no superaría el margen legal de incremento. En cuanto a plazos, los defensores de esta alternativa destacan que no sería necesario redactar un nuevo proyecto, sino que se podría modificar el inicial, tal y como se ha hecho en Espiñaredo, “donde se obvió la existencia de una fuente natural”.
“Creemos que sería un error imperdonable no considerar esta alternativa. Es una obligación de las administraciones intentar armonizar la conservación del patrimonio con el desarrollo económico y social”, concluían en diciembre Adega y la plataforma.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios