Los ecologistas advierten de que el lago de la mina puede afectar a la ría

84

[La Opinión de A Coruña, por Nuria Rodríguez] La FEG critica que Endesa pretenda mantener al Eume con el caudal ecológico durante cuatro años, actuación necesaria para llenar el hueco del yacimiento en tan poco tiempo.


La Federación Ecoloxista Galega (FEG) ha alertado de que la creación de un lago artificial en el hueco de la mina que Endesa explota en As Pontes es un proyecto que dañará el río Eume y que también puede afectar a la ría de Ares y su productividad.
Los ecologistas lamentan que para solucionar un “complejo” problema ambiental -recuperar el mayor yacimiento de lignito pardo a cielo abierto de España- se cree otro sobre el Eume, ya que la eléctrica prevé captar hasta un 70% del caudal del río en invierno. En este sentido, critican que se pretenda mantener durante cuatro años el Eume con el denominado caudal ecológico, es decir, con el agua mínima necesaria para preservar los hábitats naturales y las funciones ambientales. De hecho, denunciarán el proyecto, que consideran el equivalente de la Ciudad de la Cultura en el ámbito de la restauración ambiental, ante las instancias europeas.
“El Eume ya afronta una pérdida notable en la calidad de sus aguas debido a los problemas ambientales que originan los saltos hidroeléctricos y los embalses como para someterlo ahora a cuatro años de estiaje prolongado”, destaca la FEG en un comunicado.
Los ecologistas consideran que las modificaciones en el caudal del río pueden revertir de forma negativa sobre la ría y su productividad, y afectar de forma “irreversible” a los ecosistemas de
las marismas debido a la deposición de lodos.
Endesa pretende poner en marcha el proyecto de recuperación del hueco de la explotación minera el año que viene y que la actuación esté finalizada en unos cuatro años, en 2011. Si todo marcha según lo previsto, la eléctrica entregaría el lago artificial a la Xunta en 2012.
Para la FEG, la iniciativa es “inasumible” y no garantiza el control necesario sobre todas sus fases: “absorberá dinero público durante años, que en buena medida serán sustraídos de los futuros fondos destinados a la protección ambiental”.
Si Endesa emplease tan sólo agua de lluvia para llenar el hueco de la mina el proceso se prolongaría unos 30 años. Sin embargo, los estudios elaborados por la empresa concluyen que con un llenado rápido la calidad de las aguas es “claramente más favorable”, por eso se recurre a las aportaciones del Eume y a la reposición de los antiguos cursos de los ríos Illade, Toiverde y otros. Sin embargo, los ecologistas consideran que existe el riesgo de que el lago almacene durante décadas agua contaminada y advierten de que las tareas de mantenimiento rutinarias generarán un coste permanente de fondos destinados a la depuración, captación y recirculación del agua, al trasvase de agua del Eume, a mantener la estabilidad de los taludes y a corregir la acidez del agua, así como a hacer frente a otros posibles cambios asociados a la modificación del clima.
La FEG duda, finalmente, de las garantías expuestas por el edafólogo y catedrático de la Universidad de Santiago Felipe Macías, al que señala como principal responsable del estado de conservación de A Serra do Xistral y al que critica por la redacción poco creíble del estudio de impacto ambiental de la piscifactoría proyectada en cabo Touriñán, iniciativa que finalmente rechazó el Gobierno autónomo.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios