Paralizan las obras del polígono pontés

28

[Diario de Ferrol] Vecinos de la zona de Maciñeira, en As Pontes, paralizaron ayer las obras de ampliación del polígono de Penapurreira por los depósitos de tierra y otros materiales que afectan a los manantiales a través de los que se abastecen de agua. La medida adoptada por los afectados provocó una reunión urgente con los responsables municipales que, si bien les dan la razón, están a la espera de que Xestur –promotora del polígono– tome las decisiones necesarias para solucionar el problema.


Los afectados, que se agrupan en torno a unas once viviendas, tomaron ayer la iniciativa de interrumpir las obras que, según explicó el portavoz de los vecinos, José Graña, han generado el depósito de tierra y demás materiales sobre unos manantiales de los que se han abastecido durante años y que son conocidos como los de Juan Cabaleiro.
Posteriormente, esta acción derivó en una reunión de urgencia con los políticos locales que, una vez conocidos los detalles, han adquirido el compromiso de mediar entre la empresa y el vecindario para hacer cumplir los términos de un acuerdo que se había firmado con anterioridad al inicio de las obras, habida cuenta que lo que ahora ocurre era previsible, según los vecinos.
Que la empresa tenía la obligación de garantizar el suministro de agua era lo acordado, según los denunciantes, y ahora ese compromiso es el que les ha dado pie a exigir la ejecución, por la vía de urgencia, de las infraestructuras que sean necesarias para abastecer de agua potable a una comunidad que no tiene otra forma de recibir el suministro que la que se ha venido utilizando hasta la fecha. Por la tarde, el ingeniero municipal tomó nota de como estaban a día de ayer las cosas y, al margen de esta actuación, también dará contenido a un informe con el que se pretende implicar a la Xunta en la financiación de una obra, la de reponer los manantiales, inicialmente no prevista en el proyecto de ampliación del polígono, intervención que corre a cargo de Xestur. La idea, a última hora, era gestionar una reunión con los responsables de la entidad ya citada para dar solución al problema.
Los vecinos, por su parte, están convencidos de que la solución llegará en cuestión de días, al mismo tiempo que hacen constar la gran infraestructura que estaba montada en torno a las captaciones de agua. Así, informaron de que todas las viviendas tienen su propio depósito, cuya capacidad, por término medio, puede estar en torno a los 2.000 litros. Además, dos tuberías, una de 63 milímetros y otra de 72, hacen posible el almacenamiento del agua.
Este sistema es el que ahora hace posible que, a pesar de los problemas surgidos por las obras, los vecinos todavía dispongan de agua suficiente para hacer frente a las próximas 24 horas. No obstante, la preocupación también está presente.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios