Impresoras tridimensionales, de la industria al hogar

35

Las impresoras tridimensionales son habituales desde hace más de diez años en el diseño industrial de piezas de aviones o de automóviles. Hasta ahora, estas máquinas capaces de construir objetos eran demasiado caras para su utilización en hogares. Pero este mismo año lanzarán en Estados Unidos modelos con precios más reducidos. La idea de los fabricantes es que las impresoras 3D den el salto a la oficina y al hogar. Incluso prevén un servicio «on line» de venta de objetos a medida, como tapas de la cámara fotográfica, juguetes o piezas de coleccionismo.
La empresa Desktop Factory comercializará para finales de año o principios de 2008 una de estas impresoras por 5.000 dólares. La máquina produce piezas en nailon. Su velocidad de trabajo es de entre una y tres horas por pulgada cúbica (equivale a 16,3 centímetros cúbicos). El coste por pulgada cúbica será de un dólar.


3D Systems o Fab@Home planean sistemas por 2.000 dólares. Y aunque normalmente los elementos se producen en plástico, la impresora 3D de esta última empresa funciona con una jeringuilla que puede rellenarse con cualquier otra sustancia, como silicona, yeso o chocolate. «En el futuro, todo el mundo tendrá una impresora 3D en casa» dijo al periódico «The New York Times» el responsable de Fab@Home, Hod Lipson.
La propuesta de Koba Industries es un paquete con todo lo necesario para montar uno mismo en casa la impresora, y cuesta 3.100 dólares.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios