Entrevista a Valentín González Formoso

48

[La Opión de A Coruña, por Nuria Rodríguez] El socialista Valentín González Formoso gobernará As Pontes durante los próximos cuatro años y lo hará en minoría. El PSOE subió de forma espectacular en las pasadas elecciones y pasó de dos a ocho concejales, arrebatándole la Alcaldía a Víctor Guerreiro (BNG). Socialistas y nacionalistas lograron el mismo número de ediles, pero el PSOE fue la fuerza más votada. El PP, por su parte, logró un edil.


-¿Qué tal los primeros días como alcalde?
-Estamos en toma de contacto. Conocía muchos asuntos desde la perspectiva de la oposición, lo que quiere decir que tienes la información mucho más limitada. Ahora tienes que organizar las cosas a tu manera, entrar en detalle de todos los papeles que te mandan firmar todos los días y es muchísima documentación.
-¿Le facilita la labor el anterior Gobierno local?
-La verdad es que no tenemos mucho contacto con ellos, aunque, en principio, con el trabajo de los empleados municipales nos está bastando. Quiero hablar con el ex alcalde por si hay alguna cosa que no figure en los documentos que tenemos delante que haya que tener en cuenta.
-¿Cómo encuentra el Concello y cómo lo pretende dejar?
-Hay mucho que cambiar. Nos encontramos con una plantilla muy desmotivada, unas instalaciones en condiciones lamentables, falta de espacio útil para el desempeño de la labor de la Administración… Seguro que As Pontes se merece otra cosa. Tenemos que dinamizar la Administración y la interlocución con la gente.
-¿Cómo pretende afrontar el conflicto con la plantilla municipal?
-Como ya les dije a ellos, confío en que tengan la paciencia suficiente para dejarnos aterrizar y cambiar el rumbo del barco, pero primero hablo con el timonel y luego ya hablaremos con los marineros. Pasamos una etapa muy dura de falta de diálogo por parte del anterior Ayuntamiento. Nos va a resultar bastante fácil acordar muchas cosas con los trabajadores, pero tenemos que defender sus derechos y los intereses generales con diálogo.
-¿Qué propone?
-Hay que trabajar con una visión global del Ayuntamiento, de su situación y perspectivas y tanto nosotros como ellos tenemos que amoldarnos a eso. Forman parte de este barco tanto como nosotros o más, ya que es el que les da de comer. Que sepan que nosotros tenemos unas ganas locas de que se acabe eso y de que tenga el menor impacto posible para el interés general. Cuanto más contentos estén ellos, mejor para todos. De entrada, tenemos que incidir mucho en la motivación. En este Ayuntamiento no es todo cuestión de dinero, hay una vida muy gris, muy intervenida políticamente y creo que falta un poco de aire limpio y oxígeno.
-¿Cómo hará para gobernar en minoría?
-Soy muy realista y sé que va a ser un gobierno de muchísimo trabajo, más de lo normal, al no tener mayoría absoluta. Una mayoría simple, como la nuestra, sea ajustada o no, depende siempre de terceros y va a exigir mucho diálogo, pero confío en que todo el mundo estará en su sano juicio y en que las cosas que sean buenas para el pueblo nos las van a apoyar y las que sean malas, nos las van a tumbar. Estoy muy cómodo, en cierto modo, porque si son malas y nos atrevemos a proponerlas nos las van a tumbar con razón y si son buenas nos las van a apoyar. Por eso creo que el que tiene el papel más difícil es el que está en la oposición. Voy a proponer cosas buenas para el pueblo, las voy a llevar a pleno y allí expondré mis motivos. Si no ganamos esa votación, mala suerte. Se explicará a la gente que intentamos hacer esto y que la oposición no lo vio viable o no lo quiso apoyar y por tanto, tendremos que intentarlo de otra manera, seguir negociando o dejar morir el asunto y explicar a la gente los motivos por los que muere. La dificultad de este gobierno no está en eso, sino en llevar a buen puerto este proyecto, muy complejo. Creo que perdimos muchos años, sinceramente.
-Respalda la creación de una celulosa en As Pontes.
-Nuestro objetivo es informar a quien algún día tome la decisión de trasladar Ence o a cualquier otro operador internacional o nacional del sector, de que aquí hay una ubicación idónea para ellos. Ese es nuestro compromiso y tengo claro que lo vamos a pelear con uñas y dientes. Vamos a llegar al último rincón donde tengamos conocimiento de que puede haber algún interesado. Ahora estamos aterrizando y sacándonos de encima los temas más urgentes y luego nos pondremos a eso. Mi obsesión es diversificar la economía local, porque de ahí viene todo lo demás. Si tienes una economía saneada en el pueblo la tendrá el Ayuntamiento.
-¿No sería una industria contaminante más para una localidad que cuenta con el que ha sido calificado como el mayor foco contaminante de Europa?
-¿Por qué debe ser contaminante la celulosa?
-Los ecologistas advierten de sus riesgos…
-¿Crees que Finlandia es un país poco sostenible?
-No. Desde luego presume de lo contrario.
-Claro, me imagino que no. Pues es el país europeo con más celulosas y las tiene casi todas instaladas al lado de lagos residenciales. Hay distintos tipos de depuradoras, pero la imagen que tenemos es la de Pontevedra, una instalación de los años 50 que depaupera muchísimo la imagen de la ría y que está donde no debería estar, en mi opinión. Son instalaciones obsoletas que se fueron adaptando como pudieron con un sistema de depuración de otra época. Hoy en día los sistemas de depuración son mucho más costosos, pero ni huelen, ni emiten, ni contaminan desde el punto de vista de los vertidos. Tampoco soy un experto y confío muchísimo en los técnicos de la Consellería y Ministerio de Medio Ambiente. Cuando llegue el momento, si llega, evaluarán a través del estudio de impacto ambiental las condiciones para instalar una papelera aquí. Si se dan las que exige la ley la autorizarán, y si no, no.
-¿Cuál es su proyecto respecto al patrimonio arqueológico de As Pontes?
-Nos gustaría, una vez ordenadas las prioridades, poner en valor los restos que hay en un depósito temporal y que eran de Endesa.
-En la estación de autobuses.
-Efectivamente. Un pueblo no se puede permitir el lujo de arrinconar esos restos, cuando otros lugares los exponen y hacen gala de ellos. Hubo cierta dejadez y actuaciones como la firma de un convenio con una sociedad francesa de arqueología que quedó en nada y en el que se gastó un montón de dinero. Hay que ir a lo práctico, pero que dé buenos resultados. Aquí hay gente muy volcada en el estudio de nuestra historia, como puede ser el director del Museo Etnográfico Monte Caxado, muestra de que en As Pontes sí se puede proteger el patrimonio y que hay gente que está dispuesta a hacerlo a costa de su tiempo.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios