25 años de CD

68

Fue el impulsor de la revolución digital de los años noventa, pero vio la luz mucho antes: el 17 de agosto de 1982, Philips fabricaba el primer Compact Disc en una factoría en Langenhagen, una ciudad alemana próxima a Hanover. Hoy, la variedad de soportes existentes, en plena era de Internet y del iPod, comienza a relegar al CD en un mercado cada vez más competitivo.


En aquel momento supuso un importante avance en la manera de almacenar datos digitales, pero también fue el inicio de una auténtica revolución especialmente en la industria de la música, que pasó casi de golpe del mundo analógico al digital, y abandonó soportes como la cinta magnética y el vinilo por los discos brillantes y los lectores laser.
El desarrollo de este nuevo soporte, que fue fruto de una colaboración entre Philips y Sony, supondría la base de una serie de innovaciones enfocadas sobre todo al ocio digital, como el DVD o la nueva generación de discos ópticos, como el HD DVD o el Blu-ray.
Entonces, pocos imaginaban que el pequeño disco compacto llegase a conquistar el mundo en un espacio de tiempo relativamente corto. Cuando fue lanzado por primera vez al mercado en noviembre de 1982 disponía de un catálogo de apenas 150 títulos, la mayoría de ellos clásicos. Hoy, prácticamente toda la música pasa o ha pasado por este soporte, aunque cada vez más creadores luchan por liberarse de soportes físicos gracias a la facilidad de distribuir archivos por Internet.
Tal y como recuerda la compañía Philips, tanto los primeros discos como los primeros modelos de reproductor de CD (entre ellos, el Philips CD100) salieron a la venta por primera vez en Japón, y en marzo de 1983 llegaron a los mercados de EEUU y Europa.
El proyecto inicial del Compact Disc se inició durante los años setenta, en los laboratorios de investigación óptica de la multinacional holandesa. A esta división pertenecía Pieter Kramer, quien reconoce años después que supuso un trabajo arriesgado porque no había nada parecido anteriormente. “Cuando comenzamos no había nada de nada”, comenta Kramer en declaraciones a la agencia Associated Press.
“Philips hizo equipo con Sony, y nuestro primer objetivo era comernos el mundo para el CD. Lo logramos gracias a un acuerdo abiertamente colaborativo para crear un nuevo estándar”, afirma el ingeniero. “Nunca imaginamos que un día las industrias informática y de entretenimiento optarían por el CD digital para almacenar el creciente volumen de datos necesarios para los programas informáticos o para las películas”.
Fuente: ElMundo

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios