Piscu: ‘Me gustaría acabar jugando al lado de Rochela en el Deportivo’

85

[La Opinión de A Coruña] Debutó el domingo en Primera con el Dépor juega de central y nació en As Pontes, como la promesa David Rochela. Piscu, o Adrián, como se quiera decir, ya es una realidad. Lo demostró en el césped de Montjuic. Noventa minutos de templanza, carácter y agresividad.


Como Piscu lo conocen los aficionados, pero en el vestuario todo el mundo le llama Adrián. “Si preguntas por Piscu, seguro que mis compañeros no conocen a ninguno”. Ese apodo le vino como anillo al dedo a la grada, que no sabía cómo diferenciarlo de su tocayo de la delantera blanquiazul Adrián López, el asturiano. Sólo se parecen en el nombre, en nada más. Uno es punta, el otro, el que debutó el domingo en Primera con el Dépor juega de central y nació en As Pontes, como la promesa David Rochela. Piscu, o Adrián, como se quiera decir, ya es una realidad. Lo demostró en el césped de Montjuic. Noventa minutos de templanza, carácter y agresividad.
-¡Vaya cantera de centrales en As Pontes! ¿Qué les dan?
-No sé que dan. Jugué allí hasta la época cadete.
-¿Ya conocía a Rochela antes del Dépor?
-Sí, de pequeñito. En As Pontes jugué con su hermano.
-¿El hermano de Rochela también juega al fútbol?
-Sí. Es central y juega en el Sporting B.
-¿También? As Pontes es una mina de defensas.
-Sí. Eso parece.
-Si acaban usted y Rochela como centrales en el Dépor, seguro que levantan una estatua en su honor en As Pontes.
-Seguro (risas). Ojalá suceda. Me gustaría acabar jugando al lado de Rochela en el Deportivo.
-Tras jugar en Copa el año pasado, debutar en Liga con el Dépor era el segundo reto, ¿no?
-Todo lo que sea jugar con el Deportivo es el objetivo.
-Ayer le dejó el traje Fabricio. ¿Ya han empezado a confeccionarle el suyo?
-No sé cómo va a ser. Esta vez, como fue así de repente, igual no hubo tiempo para hacer el traje, pero no hay problema.
-O sea, que aún no le han tomado las medidas.
-De momento no, pero si voy otra vez convocado, supongo que se hablaría para hacerlo.
-Supongo que no le importaría estrenarlo en el Pizjuán.
-No me importaría aunque tuviera que hacerlo otra vez con el de Fabricio, sería lo de menos. El Pizjuán es un gran estadio y el Sevilla un gran equipo.
-Aunque tal y como está el Fabril, ahí arriba, y el Dépor, ahí abajo, igual se pregunta que será mejor, ¿jugar en el filial o en el primer equipo?
-Jugar en Primera es lo máximo a que aspira un futbolista, y a veces se está ahí abajo, pero ahora creo que eso es algo anecdótico y que puede pasar de todo porque esto acaba de empezar.
-O sea, que cree que esto tiene solución, ¿no?
-Sí. Hay un equipo muy bueno y la única diferencia es que el Espanyol tuvo una oportunidad y marcó un gol.
-Fue lo único que faltó el domingo: ganar.
-Debutas y estás contento, pero si no se hace con victoria no estás completo.
-En los últimos años jugaron varios canteranos en Primera, pero debutar como titular ya no es tan fácil. ¿Se siente un privilegiado?
-Sí. Me sorprendió un poco ser titular, pero trabajamos para tener una oportunidad y aprovecharla.
-Y ahora llega lo difícil, después de llegar arriba, mantenerse, para no quedarse en el camino como muchos otros antes.
-Yo tengo claro que soy jugador del filial y estoy encantado de haber tenido esta oportunidad y seguir trabajando para repetir, pero si no, sé que soy del Fabril.
-¿Cuando supo que iba a ser titular? ¿Ya lo intuía el sábado por la mañana o no se lo creyó hasta que Lotina pronunció su nombre?
-Hasta que dio la charla antes del partido en el hotel y dijo el once no me lo esperaba. Cuando vas con el primer equipo vas concentrado por si te da un solo minuto, para hacerlo a tope.
-Pero ¿no se olía nada?, porque había ya un run run en la expedición de que iba a jugar.
-No, no te creas. Oía algo, pero no me lo esperaba, la verdad.
-¿Qué sintió cuándo Lotina pronunció su nombre?
-La tensión que siempre se tiene en cada partido y al ser de Primera División, pues más.
-¿Cómo vivió el tiempo entre que supo que iba a ser titular, se montó en el autobús y pisó el césped de Montjuic?
-Con los lógicos nervios, pero cómodo con los compañeros, que me hablaron y me apoyaron.
-Ya sobre el césped, ¿le quedaba alguna uña que comer?
-Al bajar al campo ya sólo es un partido de fútbol y tenemos que hacer lo de siempre, jugar al fútbol y es eso, un partido más.
-Pero se notará la diferencia de Primera a Segunda B.
-Está claro que se nota. Para algo están las categorías.
-¿En qué se nota, en la velocidad, en la calidad?
-Es un poco mejor todo. La velocidad, en la circulación de balón, en la calidad, siempre es mejor, por algo es Primera.
-Pues en Montjuic parece que no se le notó mucho el salto de categoría, y seguro que Luis García opina lo mismo.
-(Risas). Intentaré seguir peleando y devolver la confianza que me dieron con trabajo.
-Lopo sigue lesionado, pero algún día volverá. ¿Se ve con capacidad para competir con Lopo y Coloccini?
-Yo veo que soy jugador del filial. Y trabajaré con ellos y si me dan otra oportunidad, pues intentaré aprovecharla, pero siempre centrado en el Fabril.
-Al menos estuvo por delante de Aythami, ¿da confianza?
-Jugué este partido, pero otro lo hará él. Las diferencias son mínimas y hay que pelear por cada minuto.
-Se le vio muy compenetrado, cómo si llevara toda la vida jugando con Coloccini al lado.
-Atrás hay que hablar mucho, estar siempre concentrado, porque no se puede tener ni un despiste.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios