La Xunta confía en concluir la autovía a Vilalba en otoño del 2009

63

La Voz de Galicia. La conselleira de Política Territorial, María José Caride, se desplazó ayer hasta la parroquia vilalbesa de Mourence para colocar la primera piedra que simboliza el inicio de las obras de construcción del último tramo de la autovía AG-64 (Ferrol-Vilalba), que conectará Cabreiros (Xermade) y la capital chairega a la altura del enlace con la autovía del Cantábrico (A-8).


Tras varios años de incertidumbre sobre qué Administración financiaría las obras, y que retrasaron la ejecución del tramo final de la AG-64 hasta ahora, el departamento autonómico presidido por Caride invertirá alrededor de cuarenta millones de euros -para los que buscará financiación externa- para construir un tramo que tendrá una longitud de 13,450 metros y cuyo plazo de ejecución será de 24 meses, por lo que se espera que esté operativo en otoño del 2009.
Durante una visita a As Pontes a finales de julio, Caride anunció que la obra había sido adjudicada por 37,4 millones y 22 meses de plazo a las empresas Corsán-Corviam y Sercoysa.
En todo caso, la responsable de Política Territorial resaltó ayer en la provincia lucense que la construcción del tramo «pechará un eixo de comunicación que é imprescindible para favorecer a competitividade da Terra Chá, de Ferrol e de toda a zona de Ferrolterra». En este sentido, la AG-64, cuando esté completa, será una ruta alternativa, y libre de peaje, a la autopista AP-9 para tomar la autovía del Noroeste (A-6) hacia Madrid, a través del enlace de Baamonde.
Caride destacó también que la infraestructura «mellorará a accesibilidade e a seguridade nos desprazamentos». El tramo, que dispondrá de enlaces en Cabreiros (punto kilométrico 0,2) y Cabodealdea (punto kilométrico 7,280), contará con siete pasos superiores, nueve inferiores y un puente sobre el río Trimaz. La plataforma tendrá una anchura de 24 metros, repartidos en dos carriles para cada sentido. Cada uno tendrá un ancho de 3,5 metros. Los arcenes inferiores medirán 1,5 metros, mientras que los exteriores alcanzarán los 2,5 metros. Mientras, la mediana tendrá dos metros.

Alcaldes en el acontecimiento

Al inicio de las obras del tramo final de la autovía acudieron, entre otros, los alcaldes de Ferrol, Vicente Irisarri; el de As Pontes, Valentín González Formoso; el de As Somozas, Manuel Candocia; y el presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, Amable Dopico.
Irisarri destacó la trascendencia del acto celebrado ayer y subrayó que la autovía «será de gran axuda para a implantación de empresas na comarca».
En el acto también estuvieron presentes regidores de los municipios da Terra Cha, como el de Vilalba y Xermade. «Levamos moito tempo reclamando esta infraestructura para atender as necesidades do interior de Galicia e da Terra Chá», expuso el alcalde de Vilalba, Gerardo Criado.
Caride recordó que de los 56 kilómetros de la autovía Ferrol-Vilalba están en funcionamiento los 34 que unen la ciudad con As Pontes. Los 22 restantes, entre As Pontes y Vilalba, se encuentran en fase de construcción. Caride resaltó que la autovía tendrá medidas para minimizar los accidentes de los motoristas.
Política Territorial anunció que el tramo As Pontes-Cabreiros, de nueve kilómetros) estará concluido el próximo verano. «Esta autovía permitirá que os cidadáns poidamos comunicarnos máis e mellor en Galicia, co resto de España e con Europa», indicó Caride.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios