Entrevista a Valentín González: «No se trata de asfixiar a Endesa, pero debe estar más comprometida»

53

Valentin.jpg
La Voz de Galicia. Valentín González Formoso es un político tranquilo, socialista y regidor de As Pontes, que gobierna en minoría, empatado a concejales (ocho) con el BNG, al que arrebató la alcaldía. Cien días después de su toma de posesión, la primera pregunta es obvia…


– ¿Qué Concello se encontró cuando entró a gobernar?
-Encontramos una tensión muy fuerte a nivel laboral que nació de una falta de diálogo y de una actitud del tipo: ‘O las cosas se hacen como yo he decidido o no hay posibilidad de negociación’. El gobierno anterior se equivocó en una cosa, intentó obtener réditos electorales de ese conflicto con los trabajadores. En la calle es muy fácil hacer demagogia, decir que los funcionarios no trabajan, que viven como Diós y que hay que cortarles las alas. Es un mensaje que cala, pero a la gente hay que explicarle cuál es la realidad del Ayuntamiento. Hay un mundo muy dispar, con gente que cobra 130.000 pesetas y otros 500.000, pero muy pocos.
– ¿Están las aguas más tranquilas?
– Creo que se va recuperando el ánimo. Lo único que les pedí fue paciencia. Abriremos la mesa de negociación de cara a los presupuestos, pero tienen que ser realistas. La realidad socioeconómica de As Pontes no es la de los años 80. Ya no hay una Endesa que firma convenios.
– ¿Qué tal la salud económica del Concello?
– Vamos a crear un departamento de control de gestión económica, con el que vamos a rebajar los gastos corrientes un 10%. Aquí nos encontramos con descontroles económicos enormes y que no se seguían los procedimientos. Se adjudicaban obras sin contrato, sin planes de seguridad y salud, sin autorizaciones, sin permisos de los propietarios…
– ¿Por ejemplo?
– Aún ayer [por el miércoles pasado] recibí una queja de Endesa porque se habían hecho cimentaciones en unos terrenos suyos sin permiso. Con la obra del paseo fluvial, que ya empezamos a hacer entre los puentes, nos encontramos con un acta de replanteo firmada donde ponía que el Ayuntamiento era propietario de los terrenos. Cuando empezamos vino un propietario a pararnos: ‘Oiga, que eso es mío’. Sus escrituras eran descaradamente claras. No sé cómo pensaré dentro de ocho años, pero ahora, que entro con la mente clara, creo que si tienes que saltarte un procedimiento que sea por interés general y no por norma. También se infrautilizaban los servicios de obras. Tenemos una plantilla de 180 personas. Somos una empresa que factura 12 millones de euros al año y con esa plantilla tenemos que facturar bastante más. Tenemos facturas de antes del montaje del palco de las fiestas por 22.000 euros. ¿Sabes cuánto nos costó a nosotros este verano? Nada. Lo hicimos con nuestra gente. Había un sistema endiablado de derroche y de mal funcionamiento.
– Comentaba hace un rato que el Concello ya no puede contar con Endesa como fuente de ingresos. ¿De dónde llegarán?
– Entre otras, de medidas lógicas, como actualizar el catastro. La escombrera de Endesa y el parque eólico de Carballeira, que lleva tres años en producción, no están dados de alta en el Ayuntamiento. No estamos para asfixiar a nadie, a Endesa tampoco, pero es una empresa más, que tiene mucha presencia y con una actividad más impactante y, por tanto, debe estar más comprometida con los vecinos.
– ¿Cuáles son sus objetivos para los próximos cuatro años?
– Vamos a hacer un plan director de obras y servicios, un informe que me dirá de aquí al 2012 cuáles son las infraestructuras básicas imprescindibles para tener claro por qué recursos tengo que pelear cada vez que vaya a las consellerías de Medio Ambiente, a Industria, Traballo… Y eso pretendo conciliarlo con una promesa electoral que considero de justicia, que es destinar una parte de los fondos a reactivar las zonas que sufrieron la explotación minera: Saa, A Casilla, Goente y Espiñaredo. Llevan toda la vida sufriendo las expropiaciones, grietas, ruidos, el polvo, y nosotros aprovechándonos de ese sufrimiento. Ahora hay que tener un cariño especial con ellos.
– ¿Es posible un pacto con el BNG?
– Las casi 3.200 personas que nos votaron no entenderían que ahora mismo pactáramos con la gente que llevó a As Pontes a esta situación. El objetivo es llevar a cabo otra forma de gobernar y a esa nueva forma de gobernar se puede subir cualquiera. Antes nunca nos atrevimos a cuestionar un proyecto que fuera interesante para As Pontes, y espero que el BNG tampoco lo haga, por su propio bien, porque el pueblo es súper inteligente.Si a nosotros nos puso aquí fue porque vio durante cuatro años una actitud de responsabilidad. Pero aún en minoría, éste es un gobierno estable. De todos modos, ya vimos que aquí las mayorías absolutas no fueron demasiado beneficiosas.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios