As Pontes busca usos para las viejas casas de camineros

46

caminero.jpg
[La Voz de Galicia] El Concello negocia con la consellería la cesión de cuatro edificios para ponerlos al servicio de los vecinos.


La recuperación del patrimonio no consiste sólo en conservar; también se consigue dinamizando espacios y aprovechándolos para nuevas necesidades. En este sentido, el Ayuntamiento de As Pontes está interesado en negociar con la Consellería de Política Territorial, Obras Públicas e Transportes, la obtención de cuatro casas abandonadas en el municipio que son propiedad de la Xunta, para darles una utilidad pública y ponerlas al servicio de los vecinos. El alcalde, Valentín González Formoso, declaró que, por ahora sólo han iniciado las conversaciones con respecto a una de las viviendas abandonadas, situada en la parroquia de O Aparral, en A Santa do Carballo.
Desde el Ayuntamiento están elaborando un estudio sobre el estado en el que se encuentra el edificio, acompañado de fotografías, y explicando la utilidad que se le quiere dar. El regidor declaró que la Consellería de Obras Públicas elaborará un informe favorable o no, que remitirá a la Secretaría Xeral e do Patrimonio de la Consellería de Economía, donde se encargarán después de decidir si aceptan este proyecto, aunque Formoso se mostró optimista. El alcalde declaró que pretenden convertir esta casa en el local social de la asociación de vecinos de O Aparral: «É unha necesidade urxente porque non teñen sede da asociación». El regidor informó de que ya han mantenido conversaciones con los vecinos de la parroquia y que se mostraron satisfechos por la iniciativa. La vivienda en cuestión es de piedra, pero tiene el tejado en ruinas y a punto de desprenderse. La superficie del edificio es de quince por nueve metros y lleva unos veinticinco años abandonada. Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos de O Aparral, Antonio Filgueiras, declaró que «nós somos, xunto con A Casilla, a única asociación de veciños de As Pontes que aínda non ten local social». Filgueiras no se quiso pronunciar con respecto a la vivienda de la Consellería, ya que prefiere esperar al resultado de las negociaciones que está manteniendo el alcalde. Sin embargo, informó de que, desde la asociación de vecinos, también están negociando la compra de una nave abandonada cerca de la iglesia, y que es propiedad de tres socios de Vilalba, con una superficie de unos veintidós por doce metros.
Las otras tres viviendas a las que se refirió Formoso están situadas en Goente, en A Casilla do Bañal y en Sa, pero el Ayuntamiento aún no se ha puesto en contacto con la Consellería y su cesión es más complicada. En el caso de Sa, además, según explica el alcalde, la vivienda no está abandonada, sino que Obras Públicas le está dando utilidad como almacén.
Residencia de camineros
El alcalde, Valentín González Formoso, declaró que estas cuatro casas eran las antiguas vivendas de los camineros, que se encargaban de mantener y conservar en buen estado las vías públicas. Estaban situadas cada seis kilómetros, y en ellas habitaba el caminero con su familia; era su vivienda y su lugar de trabajo. «O noso obxectivo é darlles unha utilidade a todas as que nos cedan», señaló Formoso. En el caso de Goente, en el lugar no hay casa, sólo los restos de algunos muros. La mejor conservada y de mayor tamaño es la de A Casilla do Bañal, que cuenta con dos plantas, pero al no haber asociación de vecinos en el lugar, habría que estudiar con detenimiento otra posible utilidad.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios