Restos arqueológicos se acumulan sin protección en la estación de autobuses

57

DF-RestosArqueol.jpg
Diario de Ferrol. El gobierno de As Pontes, que preside el socialista Valentín González, reconoce que se trata de “una de las muchas patatas calientes” con las que se ha encontrado al ponerse al frente del Concello, pero lo cierto es que la situación requiere de una solución urgente.


El investigador Federico Maciñeira ya situó al territorio pontés entre la élite de aquellos que más y mejor han sabido conservar lo que del pasado ha quedado escrito en piedras, construcciones y demás elementos. De ser hoy, tal vez, el citado investigador cambiaría radicalmente su opinión. A ello contribuiría, sin duda alguna, el hecho de constatar que desde hace un año la estación de autobuses de la villa, que se localiza en la zona del Canal IV, se ha convertido en un improvisado almacén para acoger las más de 120 cajas en las que se encuentra recogido el patrimonio recuperado en distintas excavaciones. Concretamente, se trata del resultado de los trabajos de campo realizados, a partir del año 1990, en el entorno de la mina de lignito que acaba de ser clausurada y en el círculo lítico que, situado en la zona de A Mourela, ha desaparecido para dejar paso a la construcción del tramo de la autovía AG-64, As Pontes-Cabreiros.
No obstante, cabe puntualizar que en este patrimonio localizado en la estación de autobuses no están incluidos los resultados de la campaña financiada por la Xunta para analizar y conservar, como así ha sido, el yacimiento vinculado a la zona de A Mourela. En ese caso, el material ha sido depositado y catalogado por la Universidad de Santiago de Compostela.
Por consiguiente, en las cajas de cartón distribuidas en la primera planta del edificio del Canal IV están los hallazgos cosechados por los equipos de trabajo de los que el arqueólogo Jacobo Vaquero ha sido su máximo responsable, como también lo fue del primer tramo de las excavaciones realizadas en el círculo lítico. Ahora, una estantería de mediana altura y muchas cajas de cartón distribuidas a lo largo de un gran ventanal cubierto son la única referencia que existe de un patrimonio que es público. No obstante, también conviene señalar que todas las piezas almacenadas han sido catalogadas y disponen de la correspondiente identificación.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios