Los trucos para subirse al podio de la Feira do Grelo

58

[La Voz de Galicia] Los ponteses que ganaron los premios de la cesta de más calidad y la mejor presentada son fieles a la cita hace años.


Entre cerca de un centenar de cestas, solo dos lograron subirse el pasado domingo a lo más alto del podio gastronómico de la Feira do Grelo de As Pontes, que afronta su más deliciosa madurez con 28 ediciones a su espalda. A dos ponteses se les atribuye el mérito de convencer al jurado. Telmo Carballeira Vázquez lo hizo llevándose el Premio á Calidade do Grelo; y Antonio López Criado se alzó con la Cesta Mellor Presentada.
Ambos son fieles a la cita gastronómica desde hace más de una década. Es más, Antonio López ostenta desde su primera incursión en el certamen, hace ya 14 años, el título de autor de la cesta mejor
presentada. Cada edición tira de su propia imaginación, y de la de su esposa, y diseña un montaje diferente. En esta ocasión, el pontés, de 44 años y natural de Pontoibo, optó por elaborar una torre de cestas de grelos, decoradas con manjares propios de estas fechas, como freixós, filloas, chorizos y una cabeza de ternero.
La ornamentación se completó con unas maquetas de madera con forma de cocina antigua, una mujer cosiendo y un hombre trabajando en un torno para hacer piezas de barro.
Otros años se decantó por los frutos secos, por incluir paja o hacer otras figuras de madera. Su ingenio es tal que no hay quien lo desbanque en este premio. «Empecei por afición, ía ás feiras a mirar e logo empecei», señala Antonio. En esta ocasión, se ha llevado 300 euros de premio, pero recuerda que en sus primeras ediciones como participante, el galardón consistía en un saco de abono.
La experiencia de este pontés en sorprender con su cesta en la Feira do Grelo hace que los propios vecinos, cuando lo ven por la calle, le pregunten sobre el montaje: «Xa teño claro o que vou a facer o ano que vén».
Calidad diez
Telmo Carballeira Vázquez no falta a la feria pontesa desde hace unos veinte años. Se estrena en las mieles del éxito al hacerse con el Premio á Calidade do Grelo, aunque ya en otras ediciones había obtenido segundos puestos.
Aunque Telmo vive en As Pontes, cultiva sus grelos en una finca que tiene en Piñeiro, en el municipio de Xermade. La estratégica ubicación de este terreno es, según explica el vencedor, la clave del éxito de sus grelos: «É moi abrigosa, e dende moi cedo pola mañá dalle o sol, iso impide que a xeada quédese nos grelos, que é o que lle prexudica».
Afirma que el premio no le cogió por sorpresa porque confiaba en la calidad de su producto: «Din unha volta e xa vin que había catro ou cinco cestas moi boas, pensei que algo levaría, aínda que non me imaxinaba que ía ser o primeiro».
Telmo plantó los grelos a finales de septiembre y los recogió en la víspera de la fiesta: «Bótolle esterco das vacas como abono, todo é natural, de aí que estean tan bos». Este pontés se llevó para casa un premio de 300 euros y la satisfacción de tener en su finca de Xermade el mejor grelo de esta edición.
A pesar del mal tiempo, la Feira do Grelo de As Pontes logró reunir a cerca de 10.000 personas, lo que consolida esta fiesta como uno de los referentes gastronómicos tanto en el norte de la provincia de A Coruña como de Lugo.
Para degustar el producto más típico de estas fechas se acercaron vecinos de las comarcas de Ferrolterra, el Ortegal, A Mariña lucense, Terra Chá y, por supuesto, el Eume.
Los organizadores de la Feira do Grelo se mostraron especialmente satisfechos con la afluencia de gente,
pese a que la meteorología fue adversa, especialmente, al mediodía. Sin embargo, esto no impidió que se repartiesen 600 raciones de lacón con grelos y más de un millar de freixós.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios