Los grelos de la escombrera

61

[Diario de Ferrol] Es probable que dentro de varias generaciones la sigan llamando “escombrera”, pero también lo es que la mayoría ya no recuerde por qué. El lugar en el que se acumularon durante años las arcillas no aprovechables que salían de la mina de Endesa, una montaña de 12 kilómetros cuadrados de extensión, se ha convertido en una inmensa zona verde de gran riqueza animal y vegetal.


La compañía eléctrica no ha querido dejar pasar la oportunidad de demostrarlo, una vez más, repartiendo entre los medios de comunicación una generosa cantidad de grelos de los que crecen en aquel parque.
Según se explica desde Endesa, el pasado mes de septiembre se sembraron los nabos y un mes después ya habían brotado las hojas. En el presente mes de febrero están listas para su recolección, pero la eléctrica opta por dejar en tierra las nabizas para que sirvan como alimento a la rica fauna que habita la escombrera. Y es que se ha detectado ya la presencia de 172 especies de vertebrados que viven allí, entre ellos lobos, corzos, ciervos, liebres y perdices.
Endesa cuenta, en este gran vergel en el que se ha convertido la antigua montaña de tierra, con su propia producción de miel. En la zona hay tres colmenas que en el último año dieron 130 kilos del preciado producto, fundamentalmente de flor de brezo. La compañía eléctrica, no sólo orgullosa de sus resultados en Bolsa, advierte que su miel es totalmente natural y que sus abejas no recibieron ningún alimento ni medicamento.
La escombrera exterior de Endesa en As Pontes es el mayor acopio artificial que existe en España y su recuperación se considera un ejemplo. La transformación de la zona prosigue, ahora, con el llenado del lago artificial en el que se convertirá la mina. En breve plazo, la compañía podrá presumir seguramente también de su propio coto de pesca.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios