Los puertos exteriores de A Coruña y Ferrol, posibles ubicaciones de Ence

54

[La Voz de Galicia] La decisión sobre dónde se ubicará la nueva Ence gallega está todavía abierta y de ella depende en buena medida la inversión necesaria y también la dimensión final del proyecto. La intención de los nuevos socios es cerrar el ciclo productivo con una planta de producción de papel. Pero ello implica ajustar al máximo todos los parámetros para reducir cualquier gasto logístico.
La proximidad a las plataformas costeras de exportación e importación, la necesidad de situarse cerca del mar para el tratamiento de sus vertidos, y la posibilidad de contar con espacios despejados de población en el radio más próximo a la industria, son algunas de las condiciones que requiere esta delicada operación.
Los dos puertos exteriores de Ferrol y A Coruña se convertirían así en candidatos para acoger las instalaciones de la futura pastera-papelera. Por el contrario, la opción de llevarse el complejo industrial al municipio de As Pontes de García Rodríguez, que se manejó hace algunos meses, pierde casi toda su fuerza. Entre otras cosas, la construcción del complejo papelero en As Pontes implicaría la colocación de largos y costosos emisarios submarinos.
pinchi190508.jpg


Debate político
La reubicación de Ence en As Pontes suscitó meses atrás un intenso debate político. El alcalde de la localidad, Valentín González, acogió con agrado el posible traslado y recordó que el municipio dispone de 180 hectáreas de suelo urbanizable industrial. Además, señaló que hay «disponibilidad de agua», porque existen dos embalses en funcionamiento, y un tercero que podría convertirse en los próximos años en uno de los más grandes de Galicia (donde ahora mismo se encuentra el hueco de la mina de lignito). González añadió que el puerto exterior de Ferrol está «cercano» y dudó de que el proyecto generase una reacción social en contra.
Hace pocas semanas, el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, afinaba la localización «más correcta para la nueva industria». Según sus palabras, debe ser «en el noroeste de Galicia, donde se acumula la mayor masa forestal de la comunidad y, a la vez, también debería disponer de agua en abundancia, estar próxima a un puerto comercial y tener un importante suministro eléctrico». Cualquiera de los puertos exteriores cumple estas expectativas y, a día de hoy, cuentan con las mayores posibilidades.
Producción triplicada
Otro de los aspectos importantes será la capacidad de producción con la que aspire a consolidar su negocio el futuro complejo. En Lourizán, las instalaciones actuales producen al año 380.000 toneladas de celulosa de eucalipto TCF (totalmente libres de cloro). El blanqueo se realiza mediante un procedimiento de deslignificación con oxígeno que Ence lidera en el mercado mundial.
El 90% de la producción de la factoría se exporta desde las instalaciones portuarias de Marín. De hecho, la desaparición de Ence de Pontevedra dejará como uno de los principales damnificados al puerto marinense, que tiene en la pastera su mayor agente de negocio. Se calcula que Ence aporta casi un 80% de la actividad portuaria.
Aunque la delicada ingeniería societaria y financiera que supondrá el traslado de las instalaciones está siendo supervisado por los conselleiros de Industria y Economía, otros departamentos de la Administración autonómica intervienen lateralmente en el asunto. Traballo, por ejemplo ya ha expresado en varias ocasiones que habrá un plan de mantenimiento del empleo. Y Medio Ambiente lleva meses insistiendo en la necesidad de abordar un plan de recuperación del entorno de Lourizán en cuanto se ponga en marcha la operación de desmantelamiento de Ence-Lourizán.
Si las negociaciones discurren como se espera, en menos de tres semanas debería cerrarse un acuerdo entre todas las partes para activar el proyecto y concurrir con él al concurso eólico abierto en Industria.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios