Un vertido al Eume altera la acidez del río y causa la muerte de cientos de peces

39

Materiales de las obras de la autovía Ferrol-Vilalba podrían estar en el origen de la contaminación
[La Voz de Galicia] Los pescadores del coto de Ombre (Pontedeume), en el río Eume, han recogido cientos de peces muertos desde el pasado día 10. Los animales encontrados son reos, un tipo de salmónido que acude a desovar al cauce a principios del verano. Todo indica que los reos son víctimas de un exceso de acidez en el agua, causado supuestamente por la llegada al río de materiales arrastrados por las lluvias desde las obras de la autovía Ferrol-Vilalba. La Consellería de Medio Ambiente, la Universidade de Santiago, el Seprona y varios ayuntamientos por los que pasa el río han encargado análisis de los ejemplares y del agua, que riega el parque natural de las Fragas do Eume.
+ fotos y vídeos en vadeando.com


Medio Ambiente afirma que la mortalidad «só afecta» a los reos y «non hai constancia» de que se haya producido un «vertido», que de otro modo afectaría al resto de la flora y la fauna. La consellería aún no ha cuantificado cuántos animales se han perdido hasta hoy. Los exámenes practicados a los ejemplares, realizados por la Universidade de Santiago, descartan que los peces mueran por un virus o una bacteria.
La causa de la muerte parece ser la excesiva acidez del agua. Un análisis encargado por el gobierno local de Pontedeume a la empresa Aquagest concluye que el pH en el coto de Ombre es de cinco puntos, lo que está muy por debajo del valor normal e indica una elevada acidez. Los expertos califican de lluvia ácida la que presenta un pH inferior, al menos, a 5,6.
Esa circunstancia explicaría la alta mortalidad de los reos frente a las especies que viven siempre en el río. El agua de mar tiene un pH superior a ocho, por lo que su adaptación a un entorno tan ácido es más complicada.
¿Qué ha provocado ese aumento? Fuentes de la investigación señalan que el descenso de pH solo se ha detectado en el tramo de río entre As Pontes y la desembocadura. En la villa minera, el Eume recibe uno de sus afluentes, el Chamoselo, que presenta un fuerte color amarillo. En el último tramo en construcción de la autovía Ferrol-Vilalba, cerca del núcleo de Touza, el Chamoselo pasa a menos de 50 metros de las obras. Los drenajes del vial conducen el agua de lluvia hacia el río y están llenos de limo amarillo.
La tierra de la zona de As Pontes presenta una elevada densidad de piedra de pizarra con piritas y calcopiritas estabilizadas. La pirita es un mineral del grupo de los sulfuros que contiene cerca de un 50% de azufre. Al entrar en contacto con el agua forma hidróxido de hierro, una sustancia de carácter ácido y color amarillento. Política Territorial, responsable de las obras, rechazó aclarar nada acerca de los drenajes y señaló que es un asunto de Medio Ambiente.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios