La Xunta atribuye ahora la acidez del río Eume a la autovía Ferrol-Vilalba

47

[La Voz de Galicia] Los movimientos de tierras en las obras de construcción del penúltimo tramo de la AG-64, la autovía Ferrol-Vilalba, son ya la causa oficial de la muerte de cientos de peces en la zona intermareal del río Eume, en pleno parque natural de las Fragas do Eume.


Técnicos de Medio Ambiente, Política Territorial, la UTE que construye la autovía y expertos de Endesa, en calidad de asesores, abordaron ayer la crisis desatada a principios de junio con la aparición de reos muertos (un salmónido que se adentra por estas fechas en el río para desovar) en la zona intermareal del Eume. En sus conclusiones para explicar el desastre ecológico, apuntaron de manera unánime al arrastre hacia el río con las lluvias de abril de la tierra levantada por la AG-64.
La sociedad de pescadores del coto de Ombre, en Pontedeume, denunció el 10 de junio la aparición de los primeros reos flotando en el Eume. Desde entonces, Medio Ambiente negó repetidamente que el agua estuviera contaminada o que su estado se derivase de vertido alguno. Sin embargo, analíticas independientes detectaron desde el primer día una acidificación excesiva en el cauce, una situación que se agravaba en el afluente Chamoselo, a la altura de As Pontes y de las obras de esa autovía.
El pH del agua llegó en ese punto a niveles más de mil veces por debajo de lo normal, y cien veces inferior en la zona intermareal, suficiente para producir alteraciones biológicas mortales en los reos durante su adaptación del agua dulce al entorno salado.
Este periódico informó de que la teoría más plausible para explicar la mortalidad del salmónido se encontraba en el alto contenido en piritas del terreno en As Pontes. La pirita es un mineral que, al diluirse en el agua, genera una gran acidez, e informes del Concello pontés presentados hace un año a Medio Ambiente ya explicaban la importante degradación del Chamoselo, con el consiguiente riesgo para el ecosistema del Eume.
Ahora la Xunta confirma esa teoría tras casi un mes de estudios técnicos y analíticas detalladas que se sucedieron hasta en 70 puntos de control a lo largo del cauce. De hecho, según Medio Ambiente, se detectó que los dos principales focos de dilución de tierra con piritas estaban junto a las obras de la autovía y en los taludes de la última ampliación del polígono pontés de Penapurreira, a donde se destinaron unos 500.000 metros cúbicos de tierra de la zona de la autovía para allanar el terreno empresarial.
La Xunta asegura que el pH del Eume se recuperará lentamente, siempre que nuevas lluvias no arrastren más agua con piritas al cauce. Y descartaron también que la acidificación se deba al embalse de A Capela, como llegaron a apuntar la semana pasada.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios