Los pescadores del Eume dan a Medio Ambiente una semana para cerrar el coto de Ombre

84

Alegan que no se ha solucionado el desastre del río y sigue la mortalidad de peces
[La Voz de Galicia] «Hace casi un mes que la Xunta iba a actuar en el río y ahora dicen que empezarán en agosto». El presidente de la sociedad de pescadores Caaveiro, de Pontedeume, Adriano Paz, se mostró ayer indignado por el anuncio de la Consellería de Medio Ambiente de empezar a tratar con carbonato de calcio las aguas del embalse de A Capela para reducir su acidez. Y mientras tanto, el coto de Ombre sigue abierto a la pesca en medio de una situación que los aficionados a ese deporte consideran crítica. «No hay vida en el río», alega Paz, y una vez concluida la temporada, los pescadores habrán pagado a la Xunta en torno a los 11.000 euros por los derechos de un coto en el que no pueden hacer capturas.


El presidente de la sociedad Caaveiro explicó que «el pasado sábado, el río se cubrió de espuma, y retiramos una docena de reos muertos». Considera que la situación del cauce no ha vuelto aún a la normalidad y que los salmónidos siguen muriendo en la zona intermareal, como cuando surgió la crisis a principios de junio con la aparición de peces muertos en las orillas y el lecho del río.
Adriano Paz considera que la Xunta ha cerrado las puertas a la negociación con el colectivo al que representa, algo que está incrementando, según explica, la tensión entre los pescadores de la zona. «Me han dado una semana para solucionar la situación» por la vía dialogada, dijo el presidente de la sociedad. En caso contrario, amenazan con tomar medidas severas que podrían llegar a afectar al propio funcionamiento del parque natural Fragas do Eume, que baña el río afectado.
Favorecer el desove
Paz señala que se ha intentado contactar, sin éxito, con responsables de la administración autonómica para ofrecerle su ayuda e instar a Medio Ambiente a cerrar el coto de pesca. Esta medida es necesaria, según los pescadores, para favorecer que los pocos reos que logren adaptarse a las condiciones de acidez del río para remontarlo puedan desovar y criar a las generaciones de salmónidos de las próximas temporadas.
«Que el río siga así es un insulto a los pescadores y a la gente de la zona», manifestó Paz. De hecho, el sábado de la semana que viene se celebrará el tradicional encuentro de pescadores de la sociedad en el río. Lo que habitualmente venía siendo una jornada festiva y de convivencia entre aficionados a la pesca, podría convertirse en una congregación de protesta por la actitud de la Xunta hacia este colectivo.
La misma sociedad presentó recientemente una denuncia en la Fiscalía de Medio Ambiente para investigar la actuación de la administración autonómica durante la crisis de los reos.
Ahora, señalan que las mediciones de pH en el río siguen siendo bajas, lo que se traduce en un alto grado de acidez. Superior a la que puede soportar el organismo de los reos en su adaptación del agua salada a un cauce dulce.
A la fuerza
Reiteran, por consiguiente, que el río debería estar cerrado mientras no se restaura la situación original, y consideran que, de no cumplirse su petición, podrían hacerlo a la fuerza.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios