Una gran excavadora construirá la canalización de gas sobre el Eume

129

[La Voz de Galicia] Reganosa trasladará en pocas semanas a la comarca una de las máquinas excavadoras más grandes que operan en estos momentos en España en la construcción de gasoductos. La sociedad promotora de la planta de gas necesita de este innovador artilugio (denominado Side Booms ) para completar el ramal sur de su red de conducción de gas que enlaza la regasificadora en funcionamiento de Mugardos con el polígono de Sabón (Arteixo) a través de Abegondo. Ha de salvar para ello los ríos Eume y Mandeo, en donde está interrumpida la obra hasta la fecha.


La red de gasoductos de la compañía, por la que lleva este servicio desde la planta regasificadora hasta las terminales de ciclo combinado de As Pontes y Sabón, cuenta con una declaración de impacto ambiental propia e independiente de la terminal, concedida en enero de este año. Este documento obliga a la empresa a llevar a cabo determinadas medidas para evitar que tanto la flora como la fauna de los dos ríos citados se vean afectadas por los trabajos.
Entre otras actuaciones, establece que el tendido no podrá efectuarse en época de desove de los peces, por lo que la compañía colocará la tubería en el Mandeo a finales de este mes, después de la celebración de la fiesta de los Caneiros en Betanzos, que se concentra en ese río. En el caso del Eume, se prevé la intervención a finales del próximo mes de septiembre.
La compañía gasista barajó cinco opciones diferentes para llevar a cabo la intervención, aunque finalmente decidió escoger la que «a juicio de los expertos y de las administraciones, es la que tiene una menor afección sobre el entorno», afirma Mariano Lacarta, director general de la empresa. Reganosa construirá un dique sumergido en el río, con piedra natural, a un metro de la superficie en marea baja y, a un metro y medio, en alta. «Así no interrumpimos el cauce del río ni impedimos que puedan subir o bajar los peces con las marea», explicó Lacarta.
Ese dique de piedra servirá para ubicar encima la maquinaria con la que se realizará la zanja subterránea en el lecho del río en la que se colocará el tubo. Las máquinas irán sacando las piedras del dique y abriendo el conducto, que estará unos dos metros por debajo del nivel del río. En estos momentos, la empresa cuenta con el tubo -que en el caso del Eume será de cien metros de largo y unas 100 toneladas de peso- en los alrededores del lugar.
Ya está depositado en la zona porque se instalará de una pieza, con lo que, afirma Reganosa, se evitarán soldaduras y trabajos de unión que tendrían un mayor impacto sobre la flora y la fauna del río. «Es la única operación que permite que la construcción del tubo hormigonado, que se llama bayoneta, se realice fuera del cauce», explica Jesús Losada, jefe de operación de la planta. Mariano Lacarta agrega que la obra del Eume no afectará al parque natural de las Fragas.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios