Medio Ambiente replica a Verdegaia que si cierra las térmicas se acabará la luz

100

[El Correo Gallego] Una estrategia factible y calculada. Así definió ayer el director xeral de Desenvolvemento Sostible, Emilio Fernández, el plan gallego frente al cambio climático. El día anterior, la asociación ecologista Verdegaia había criticado el documento por su falta de ambición en la reducción de las emisiones, sobre todo las procedentes del sector energético. Verdegaia pide a la Xunta que presione para el cierre de los dos principales focos de contaminación de Galicia, las centrales de As Pontes y Meirama. Ayer, ­Fernández se mostró dispuesto a hablar con los ecologistas sobre el plan, pero les recordó que acabar con las térmicas significaría “cerrar la luz”.


“El plan ante el cambio del clima no será ambicioso, pero sin duda es realizable”, explicó ayer Fernández, quien recordó a los ecologistas que la Xunta no tiene capacidad para fijar las emisiones de las centrales térmicas. La reducción para este tipo de industrias viene determinada por el Plan Nacional de Asignación 2008-2012, diseñado por el Gobierno central para cumplir con el Protocolo de Kioto. De hecho, buena parte de su producción se consume en otras zonas de España. “Las térmicas gallegas están adaptándose. La construcción de los ciclos combinados, les permitirá producir más energía, pero de forma más eficiente”, subrayó Fernández. En los últimos años, tanto As Pontes como Meirama lanzaron a la atmósfera más CO2 del que tenían asignado para cumplir con Kioto, y previsiblemente seguirán haciéndolo en el futuro. Aún así, no tendrán por qué hacer frente al pago de multas, ya que el acuerdo internacional les permite comprar los gases contaminantes en el nuevo mercado de CO2 o compensar sus emisiones al invertir en proyectos de energía limpia en países en vías de desarrollo.
Transporte y viviendas
Sin capacidad para actuar en el sector energético, el plan gallego contra el cambio climático se centra en las llamadas emisiones difusas. Así se denomina a las que se generan por el transporte o por el uso de calefacción en las viviendas, entre otras. Fernández asegura que dentro de la estrategia española para cumplir con el Protocolo de Kioto, Galicia tendría que reducir unas 12,5 millones de toneladas de gases contaminantes hasta 2012 y el plan prevé una reducción de 9 millones de toneladas. “Tenemos que buscar aun nuevas medidas para poder reducir más las emisones”, señala el director xeral.
Fernández niega, además, que otras comunidades autónomas hayan realizado mejores planes contra el cambio climático, como había apuntado Verdegaia. “Tuvimos una reunión en julio en Santiago con los responsables de Cataluña y el País Vasco y todos coincidimos en el diagnóstico y en cómo abordar la reducción”, concluyó.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios