Ferrolterra cuenta hoy con casi 300 núcleos de población abandonados

91

[La Voz de Galicia] Una de las principales señas demográficas de Galicia, su dispersión poblacional, ha ido mudando levemente en los últimos años con el abandono progresivo de aldeas y lugares en favor de entornos más densamente poblados dentro de un mismo ayuntamiento. Sucede también con intensidad en Ferrolterra, donde se contabilizan hoy casi 300 núcleos sin un solo habitante. En concreto son 296 entidades poblacionales -nombre técnico- vacías y otras 114 más en las que se cuenta únicamente con un ciudadano empadronado.


Esos casi 300 lugares hoy abandonados, según datos que el Instituto Galego de Estatística (IGE) tomados del INE, suponen un 24% de todos los registrados en Galicia. Para el 2007 se contabilizaron en toda la comunidad 1.261 puntos abandonados sobre los 30.000 existentes en total. Esa alta ratio que presenta Ferrolterra -uno de cada cuatro lugares vacíos en Galicia está en algunas de las tres comarcas- obedece principalmente a tres municipios en los que hay un abundante número de poblados yermos: Ortigueira, As Pontes y As Somozas. Los tres están entre los cinco concellos de la comunidad con más aldeas abandonadas, junto a Muras y Ourol, ambos en Lugo. Pero no significa ello que se corresponda con una pérdida poblacional. De hecho, el municipio con un peor comportamiento demográfico en la zona, Ferrol (hoy está por debajo de los 75.000 empadronados), no cuenta con ningún núcleo despoblado, según el INE. Otro de los motivos que explica esos casos es la extensión geográfica que tienen esos municipios.
La consecuencia de todo ello es la densidad de población: en Ortigueira se cuentan 35 vecinos por kilómetro cuadrado; en As Somozas, menos de 20; y en As Pontes algo más, casi 48. En comparación, en Ferrol hay 925 vecinos por kilómetro y en Narón, 523. Junto al envejecimiento poblacional, la concentración de vecinos en zonas precisamente con más residentes es una de las explicaciones al fenómeno del vaciado en las aldeas. Solo entre los años 2006 y 2007, en los veinte ayuntamientos de la comarca se contabilizaron un 5% más de núcleos sin actividad permanente. Acudiendo un poco más atrás, hasta el 2002, se revela que en apenas un lustro el número de lugares vacíos se ha incrementado en casi 40 entornos más sin presencia humana.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios