La Xunta aporta carbonato cálcico al Eume tras la muerte masiva de peces

32

La Consellería de Medio Ambiente inició ayer un plan de tratamiento químico para restablecer los parámetros normales de acidez del río Eume. Consiste en diluir carbonato de calcio en el embalse de A Capela para evitar la estratificación de masas de agua contaminada.


A mediados de junio, miembros de la sociedad de pescadores de las Fragas do Eume detectaron la aparición de salmónidos muertos en el curso bajo del río. Fue el primer paso para destapar un desastre ecológico que acabaría con el remonte de miles de peces, según los aficionados; aunque la Administración mantiene que los ejemplares afectados apenas superan la veintena.
El brusco aumento de la acidez del río (que alcanzó un pH mil veces por debajo de lo habitual) dibujó un ecosistema mortal para la fauna acuícola. Un mes después de la primera alarma y de sucesivas analíticas, la Xunta atribuyó la crisis ecológica del Eume a los desmontes de la obra de la autovía Ferrol-Vilalba (AG-64). El terreno levantado por el trazado tiene un alto contenido en piritas, un mineral extremadamente ácido. Parte de ese terreno se mezcló, por la acción de las lluvias de esta primavera, con las aguas del río Chamoselo, afluente del Eume.
En este sentido, la Consellería de Medio Ambiente destacó ayer que ya el 22 de abril abrió un expediente a la empresa adjudicataria de la autovía, si bien no reconoció hasta agosto que era esa obra la principal causante del desastre ocurrido en pleno parque natural de las Fragas do Eume.
Entre las actuaciones de choque planificadas con carácter de urgencia se encontraba la canalización de las aguas de lluvia procedentes de la AG-64 hacia unas balsas de decantación, antes de revertir en el río; y también se planificó el tratamiento químico del embalse de A Capela para evitar que se creen sustratos de agua contaminada al elevarse la temperatura del río en verano.
No obstante, la Xunta defiende aún que el río es ácido por sus características geológicas. La Consellería de Medio Ambiente apoyó esta versión con un informe histórico de la evolución del pH del Eume desde enero del 2005. Desde entonces, se constata un paulatino aumento de la acidez hasta que, el 21 de abril de este mismo año, técnicos de Endesa (empresa que explota la central hidroeléctrica de A Capela) alertaron a la Xunta de los bajos niveles de pH del río, inferiores a los cinco puntos, cuando en todo el 2007 se registraron valores entre 5,71 y 6,76 en la escala de acidez del agua. Ahora, la empresa Sogarisa tiene la tarea de revertir esa situación.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios