El Concello pontés rechaza ampliar el personal de ayuda a domicilio

67

La Corporación municipal desestimó ayer en el pleno las alegaciones del Bloque al presupuesto municipal, que es de 15 millones de euros y entrará en vigor en breve.
[La Opinión de A Coruña] El Ayuntamiento de As Pontes descarta ampliar la plantilla del servicio de ayuda a domicilio, tal y como demandó el BNG en una de sus cinco alegaciones al presupuesto municipal para este año, que es de 15 millones de euros y que ayer quedó aprobado de forma definitiva.


Los nacionalistas habían solicitado que el Concello ofreciese a todo el personal de ayuda a domicilio un contrato a jornada completa, dada la demanda existente. De las cinco alegaciones presentadas contra el proyecto contable para este año, todas del Bloque, los técnicos municipales tan sólo aceptaron una de ellas, relacionada con el complemento específico que cobran dos trabajadores del Concello y que, en opinión del BNG, es ilegal.
El concejal de Xestión Orzamentaria, Antonio Alonso, aclaró durante su intervención que el único motivo por el que los técnicos aceptaron a trámite esta reclamación es un error en el procedimiento, ya que Intervención no tuvo tiempo de fiscalizar la partida destinada a este complemento. Ante esta situación, el grupo municipal del PSOE decidió abstenerse en la votación, para evitar posicionarse en contra de lo recogido en los informes elaborados por los técnicos municipales.
En cuanto a las otras cuatro alegaciones -desestimadas en el informe de Intervención-, la primera de ellas versó sobre la necesidad de aplicar los presupuestos municipales antes del 31 de octubre, fecha límite, según la ley, para que entren en vigor. Según informaron los nacionalistas, esta medida tan sólo pretendía ser un “toque de atención” al Ejecutivo municipal.
El BNG también reunió en otras dos alegaciones varios asuntos relacionados con el personal municipal, como el proceso de amortización de plazas, que según el Bloque no permitiría al personal laboral del Concello acceder a un puesto de funcionario, y la incorporación de una nueva limpiadora para el servicio municipal, al encontrarse una de ellas de baja. Sin embargo, y tal y como recoge el informe municipal, estos aspectos son decisiones “·de carácter político, libres y no obligatorias” que dependen del equipo de gobierno. El Gobierno local también se opuso a la eliminación de la partida destinada al parque tecnológico de Vilabella, partida que el BNG había solicitado incluir en el presupuesto de 2009.
El Concello ya puede disponer de un presupuesto que presentó a la Corporación el pasado mes de julio y que el responsable municipal de Xestión Orzamentaria definió como “un ejemplo de responsabilidad, realismo, sensatez y buena gestión”.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios