«El río no está curado todavía», advierte el presidente de la sociedad de pescadores Caaveiro

43

La Voz de Galicia. «El río no está curado todavía». Es lo que asevera el presidente de la sociedad de pescadores Caaveiro, Adriano Paz, quien explica que, pese a que los niveles de acidez del agua están casi en valores normales, el Eume no se ha recuperado aún de la contaminación con tierras procedentes de las obras de la autovía de As Pontes.


Paz indica que desde hace una semana no aparecen peces muertos en el río, pero los que han logrado sobrevivir a la acidificación del agua sí tienen dificultades para hallar un lugar en el que desovar. El presidente de la sociedad de pescadores añade que los valores anormales de acidez de los últimos meses han provocado además una proliferación de algas que dificulta el desove de los reos.
Adriano Paz acudió ayer al Parlamento gallego para escuchar al conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, y confiesa que se tuvo que morder la lengua para no intervenir. Y es que «actuaron tarde y mal», reprueba.
Todo saltó en mayo
El desastre en el río Eume se destapó públicamente en mayo pasado, época en que los reos remontan el cauce, procedentes del mar, para desovar. Entonces empezaron a aparecer decenas de ejemplares muertos. Tras unas primeras semanas de incertidumbre sobre las causas que provocaban tal desastre ecológico, la Consellería de Medio Ambiente finalmente admitió que las tierras movidas en las obras de la autovía Ferrol-As Pontes-Vilalba (que se acometen río arriba y que discurren al lado de un afluente) habían contaminado el agua. El departamento autonómico abrió un expediente a la empresa constructora.
Estos fueron los acontecimientos que trascendieron públicamente. Pero la cronología de los hechos divulgada ayer por la Xunta revela que el 21 de abril Endesa ya advirtió de los bajos niveles de pH en el río; al día siguiente, según la consellería, se incoó expediente sancionador a la constructora de la autovía.
Plan de recuperación
En agosto, Medio Ambiente decidió poner en marcha un plan de recuperación del Eume para obtener valores normales de acidez. Encargó estas tareas a Sogarisa, que inició las tareas el 25 de agosto. El tratamiento fundamental consiste en añadir calcita a las aguas del río Eume en la presa de Endesa en A Capela, trabajo que aún continúa adelante. Ese reactivo está ayudando a estabilizar los valores de pH de las aguas.
Al mismo tiempo, la consellería procedió al sellado de los taludes de la autovía próximos al río Chamoselo, afluente del Eume. En esa zona de As Pontes también se canalizaron las aguas de lluvia hacia balsas de decantación para evitar que desembocasen contaminadas al Eume.
La consellería confía en que este plan de choque zanje los problemas ecológicos del cauce, pero advierte que las características geológicas del terreno son también origen del desfase del pH del agua.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios