El Deportivo venció en los penaltis tras un esfuerzo titánico por culpa de la desastrosa actuación del árbitro

20

De entrada el Dépor salió a morir en el campo con las botas puestas. Lotina sacó a toda la artillería excepto a Guardado y el resultado al principio dio sus frutos. Omar la tuvo nada más comenzar pero pecó de lento y poco después una imprecisión de Lafita impidió el gol. El Deportivo llegaba y el primer gol llegó pronto, antes del minuto 20, en un buen remate de cabeza de Colotto a la salida de un córner. Los coruñeses jugaban a placer, con un buen Valerón al mando y quizás Lafita fallaba en los últimos metros.
El Brann es un equipo mediocre, que en la Liga española como mucho pulularía por la Segunda División, y lo estaba demostrando, hasta que el árbitro empezó a liarla. Se inventó la expulsión de Riki, uno de los más peligrosos hasta entonces, y anuló un gol a Omar Bravo por un fuera de juego muy dudoso. Al Dépor le quedaba un gol para empatar la eliminatoria pero tenía que afrontar dos tercios de partido con diez, con lo que el panorama estaba bastante oscuro. Riazor se encendió pero tras la expulsión el equipo no fue el mismo y no conseguía profundizar con peligro.


En la segunda parte tocaba la heroica. Las llegadas al área visitante no eran ya tan numerosas ni peligrosas, y los noruegos estaban cómodos con todo el equipo atrás, sobre todo gracias a la línea de cinco que pusieron en el mediocampo. Valerón y Lafita estaban cada vez más cansados, encomiable el trabajo de ambos, y sólo se podía esperar un golpe de raza. Y llegó. Con nueve en el campo, porque a Lopo el árbitro no lo dejaba entrar tras ser atendido, Colotto volvió a sacarse un remate de cabeza de la chistera agarrado por un rival. La eliminatoria estaba empatada y quedaba un cuarto de hora por delante, pero ahora Riazor recordaba al del Milán. El balón seguía siendo del Dépor pero el bajón físico tras tanto tiempo con diez era evidente, y costaba mucho más crear peligro. En el descuento una falta sacada con rapidez la tocó con la puntita Mista en lo que parecía el tanto de la victoria, pero el balón rozó la escuadra y el partido se fue a la prórroga, una prórroga que el Deportivo afrontó con el combustible en la reserva y casi con ocho, porque Filipe no podía con el alma y Lafita se quejaba del muslo sin parar.
En el tiempo extra los coruñeses cambiaron de táctica y empezaron a tocar la pelota con mucha más paciencia mientras el Brann seguía encerrado. Sin embargo, a los ocho minutos pudieron sentenciar, ya que un centro sin aparente peligro se envenenó de tal forma que dio en el palo y su rebote en la cara de Aranzubia, que a su vez rozó el poste también. Pero el Dépor también tuvo la suya ya que Colotto se quedó a centímetros de hacer un ‘hattrick’ antes de llegar al mini descanso.
Tras el intermedio ya no hubo prácticamente nada más, salvo otro gol anulado al Deportivo, esta vez justamente. En los penaltis, Aranzubia fue el auténtico héroe detiendo hasta tres penaltis. El Dépor vuelve a Europa por la puerta grande. Por cierto, la magia a Riazor ha vuelto.
Ficha técnica
Deportivo: Aranzubia, Adrián, Lopo, Colotto, Filipe, Antonio Tomás (Verdú, min.75), Sergio, Lafita, Riki, Valerón (Guardado, min.63), Omar Bravo (Mista, min.56).
Brann: Kenneth, Dahl, Bjarnason, Sigurson, Hanstveit, Solli, Einarsson (Bakke, min.45), Austin, Vaagan, Huseklepp (Saeversson, min.81), Bjornsson (Karadas, min.70).
Goles: 1 – 0 min 18. Colotto, 2-0 min. 76 Colotto.
Árbitro: Pavel Kralovec (República Checa). Expulsó a Riki por doble amarilla y amonestó a Mista por el Deportivo y a Solli, Bakke, Bjornsson, Kenneth, Hanstveitt, Dahl, y Vaagan por el Brann.
Incidencias: Partido de vuelta de la Copa de la UEFA disputado en el Estadio municipal de Riazor ante unos 18.000 espectadores.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios