Caneliñas recibe a un gran buque carbonero con carga para As Pontes

60

[La Opinión de A Coruña] El primer barco que Endesa descargará íntegramente en su nueva terminal en el puerto exterior de Ferrol atracó ayer. La llegada del buque supone una de las últimas pruebas dentro de la puesta en marcha de la instalación en la dársena de Caneliñas.


Se trata del buque carbonero Maritime Christine, que transporta 65.925 toneladas de hulla subituminosa procedente de Estados Unidos y destinada a la central de As Pontes dentro del proceso de transformación que lleva a cabo. El pasado mes de septiembre ya se realizó una descarga parcial del mercante Peoria.
El Maritime Christine es una gran nave de 225 metros de eslora y 40.100 toneladas de registro bruto. Construida en el año 2004, está abanderada en Panamá. Hasta el momento, la desestiba de carbón en la dársena había sido probada solo parcialmente ya que en la anterior ocasión sólo se usó uno de los dos descargadores gemelos que Endesa tiene en el muelle.
Descarga
Es el primer barco que Endesa descarga íntegramente en su nueva terminal del puerto exterior ferrolano.
En la operación de ayer, no sólo se empleó el descargador que está pendiente de prueba sino también el que ya fue utilizado en septiembre. Está previsto que la descarga de las casi 66.000 toneladas de hulla estadounidense culmine en dos días.
La terminal está dotada de dos pórticos, cuya longitud es de 104 metros y su altura, de 61 metros. Tiene un peso unitario de 1.600 toneladas. La capacidad de las cucharas alcanza las 32 toneladas por ciclo, mientras que cada grúa puede llegar a descargar hasta 2.700 toneladas de mineral por hora, lo que eleva a 5.400 toneladas a la hora la capacidad total de la instalación. Endesa dispone en Caneliñas de una línea de atraque de 300 metros y una superficie cercana a los 110.000 metros cuadrados.
Con un coste de 50 millones de euros y 410.000 horas de trabajo, el muelle exterior de Endesa forma parte de su proyecto de transformación de la central térmica de As Pontes, donde ha invertido 230 millones para adaptar la unidad de producción a un nuevo combustible, hulla importada de Indonesia.
La compañía señala que la nueva terminal portuaria es una de las piezas clave para los cambios en la central, que ha de adaptar los cuatro grupos eléctricos a la quema de carbón importado, menos contaminante que el lignito pardo local. La mina pontesa se clausuró el 31 de diciembre del 2007.
Endesa destinó 230 millones para adaptar las calderas al mineral importado para reducir las emisiones contaminantes y prolongar la vida útil de la central térmica de As Pontes otros 25 años más.
El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, supervisó el viernes el inicio de las obras de la segunda fase de la dársena de Caneliñas y aseguró que los Presupuestos del Estado para el 2009 recogerán el compromiso económico de iniciar los estudios previos para el acceso por tren.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios