Polonia se lleva un trozo de As Pontes

39

[La Voz de Galicia]El grupo polaco que adquirió dos de las grandes excavadoras de la mina de Endesa ha trasladado una de las máquinas y acabará en dos meses de llevarse la segunda.
Rotopalas_santivila.jpg


Veinte años y más de 2.300 kilómetros de distancia separan el pasado y el futuro de de dos supervivientes de la mina pontesa. El presente pasa todavía por As Pontes, donde después de más de dos décadas de trabajo sacando de las entrañas de As Pontes el lignito pardo que alimentaba la central térmica de Endesa, han comenzado a despedirse sus dos mayores excavadoras, las Takraf. Hechas a medida en la antigua República Democrática Alemana, pero también en los talleres de Imenosa, que se encargó de la parte mecánica, comenzaron a funcionar en los años 1986 y 1987.
Ahora el grupo polaco KWB Konin ha adquirido estos mastodontes a la compañía española, que desde la clausura de la mina, en diciembre de 2007, ya no las necesita. Las utilizará en su proyecto de construcción de una nueva mina en Konin, una ciudad a 250 kilómetros al oeste de Varsovia que da nombre a la empresa, y en la que la compañía ya cuenta con otras explotaciones. Para ello utilizará material de segunda mano aunque tanto los vendedores como los compradores aseguran que cumplirá las expectativas. A Polonia viajarán también cinco cabezas de cinta que complementarán la estructura.
De las grandes cifras que las caracterizan la única que no ha trascendido es el importe del contrato. «Es confidencial», asegura el director de la mina de As Pontes, Francisco Aréchaga. Pero baste un dato para dar una idea de lo ingente de la operación: los polacos se llevarán de As Pontes 6.000 toneladas de equipos. Asegura que el acuerdo es «plenamente satisfactorio» para Endesa y también para la firma polaca, que desde octubre ha comenzado a desmontar las estructuras: una lo ha hecho ya completamente, y está ya en tierras polacas, preparada para iniciar la ardua tarea del montaje, y en la otra el desmontaje se encuentra prácticamente a la mitad, tarea que se aguarda finalice en unos dos meses. Para ello, una veintena de operarios de Masa Galicia, la empresa contratada por KWB Konin para encargarse de desmontar pieza a pieza las excavadoras y transportarlas hasta el puerto ferrolano. Un pequeño equipo de polacos, formado por responsables de la compañía y también de la empresa que se encargará allí del montaje, Fugo, siguen de cerca y a pie de mina, el proceso.
¿Resultan obsoletas estas máquinas? Para Aréchaga la respuesta es clara: «La tecnología de estas máquinas no ha variado, lo que ha evolucionado mucho es el equipo eléctrico, que en su día hizo Endesa». Por eso en Polonia lo único que deberán hacer es modernizar la instalación eléctrica y realizar una revisión de los mecanismos.
Para que empiecen a funcionar, todavía falta un tiempo. Las primeras piezas que se deben montar en Konin son las últimas en desmontar en As Pontes. Por ello, las expectativas pasan por que la primera de las máquinas esté montada a finales de este año y la otra lo haga a principios de 2010. A las Takraf no les faltará trabajo. La firma les tiene encomendado sacar lignito pardo en una explotación que pretende alcanzar los 11 millones de toneladas anuales. El trabajo no les asusta: en los mejores tiempos de As Pontes llegaron a extraer hasta 12 y pueden procesar 3.400 metros cúbicos de material por hora.
Además de una operación económica, para Endesa se trata también de «una cuestión de responsabilidad». La venta evita el coste energético de la construcción de una nueva. Además, genera ingresos a una empresa y ahorro a la otra. «Si nosotros no las necesitamos, es mejor venderlas a quien pueda resultarles útiles», concluye el director.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios