El Consorcio de Seguros asumirá los desperfectos en 72 municipios gallegos

99

La Opinión de A Coruña. Un total de 72 ayuntamientos gallegos, 36 de ellos de la provincia de A Coruña, podrán acogerse a las indemnizaciones del Consorcio de Compensación de Seguros por los daños del temporal del pasado fin de semana. El único requisito que tendrán que cumplir es estar al día del pago de las pólizas, aunque el abono de las indemnizaciones llevará tiempo. Miles de afectados se podrán beneficiar de estas ayudas para paliar los desperfectos demoledores de un temporal que dejaba todavía ayer a casi 3.500 familias gallegas sin luz: 1.846 clientes de Fenosa en A Coruña y 1.500, de Begasa en Lugo.


Los daños son cuantiosos, aunque las cifras son todavía meras aproximaciones. El Consello de la Xunta realizará hoy la primera evaluación oficial de los destrozos al tiempo que aprobará el decreto con los criterios para solicitar las ayudas al Gobierno gallego con las que compensar parte de los daños.
Quien sí se atrevió a hacer una estimación provisional ha sido el Consorcio de Compensación de Seguros, al menos, de la parte que le tocará indemnizar. Según sus cálculos, los costes del temporal no llegarán a los 100 millones de euros en toda la cornisa Cantábrica, si bien indicó que Galicia se encuentra en la “zona extrema” en cuanto a daños, por lo que será posiblemente la comunidad donde más costes le toque asumir al Consorcio.
Este ente público adscrito al Ministerio de Economía se hará cargo de los daños materiales provocados por los golpes de mar y los vientos superiores a los 135 kilómetros por hora, puesto que los seguros ordinarios se desentienden de estos fenómenos. Para ello, primero ha tenido que identificar las zonas donde el vendaval sopló con esa fuerza, algo que hizo con ayuda de la Agencia Meteorológica Estatal.
El resultado es que hay 72 ayuntamientos, casi la cuarta parte, cuyos daños tocará pagar al Consorcio de Compensación de Seguros. Las más afectada es la provincia de A Coruña, con 36 municipios: Aranga, Arteixo, Brión, Cabana, Camariñas, Carballo, Cariño, Carnota, Cedeira, Cee, Cerdido, Corcubión, Coristanco, Dumbría, Fisterra, Irixoa, Laracha, Laxe, Lousame, Malpica, Mañón, Mazaricos, Monfero, Muros, Muxía, Noia, Ortigueira, Outes, Ponteceso, As Pontes, Porto do Son, Rois, Santa Comba, As Somozas, Vimianzo y Zas. En Lugo hay otros 28, en Pontevedra seis y Ourense, sólo dos.
Cinco días cumplidos desde la llegada del temporal, que marcó su fuerza máxima en Estaca de Bares con 198 kilómetros por hora, 3.346 hogares siguen sin luz. Tanto Fenosa como Begasa admiten que se están encontrando con más problemas de los previstos debido a la ingente cantidad de árboles caídos sobre las líneas eléctricas y las carreteras, que impiden el paso de las cuadrillas de operarios. Como solución provisional, Fenosa desiste de reparar algunas línea, que da por “absolutamente destrozadas”, y se centra en repartir grupos electrógenos para paliar la situación.
La paciencia, con todo, se agota y la indignación crece por momentos. Ayer, varios regidores de la provincia de A Coruña reconocían su malestar tanto por la tardanza en la reparación como por el trato y los plazos contradictorios suministradas por las eléctricas. Una de las voces más críticas fue la de la alcaldesa de Valdoviño, María Isabel Álvarez Diéguez, que aseguró que incluso los grupos electrógenos habilitados por Fenosa como solución provisional en este municipio “fallaron”. “El lunes me llamaron de Presidencia para decirme que al mediodía tendríamos luz. El martes lo mismo. Me siento estafada”, aseguró. Por eso, y ante la falta de respuesta de Fenosa, “que no contesta al 901 de atención al cliente”, denunció, el Concello decidió fletar hoy un autobús para trasladar a los vecinos de la comarca a Santiago para protestar ante la Xunta.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios