El Concello de As Pontes socorre con generadores hogares que aún no tienen suministro de Fenosa

23

[La Voz de Galicia] En algunas viviendas de As Pontes todavía no se ha recuperado el suministro eléctrico dos semanas después del paso del ciclón Klaus. Después de que Unión Fenosa asegurara el pasado jueves que su red ya suministraba a toda la comarca, tres viviendas de As Pontes aún no reciben electricidad y se mantienen gracias a generadores facilitados por el Ayuntamiento.


Ricardo Liñares vive en una de ellas, en A Casilla do Bañal, en la parroquia de Santa María de As Pontes. Asegura que al encontrarse al final de la línea eléctrica Fenosa «todavía no ha venido a reparar la instalación». De hecho, asegura, «hemos llamado varias veces a la empresa y nos aseguran que aquí ya hay suministro, pero no es cierto porque los eucaliptos tiraron toda la línea», denunciaba ayer poco antes de rellenar su grupo electrógeno.
Un grupo proporcionado y alimentado por el Ayuntamiento de As Pontes, al igual que sucede en las otras dos casas, ubicadas en Suapena, en la parroquia de Freixo. Y es que tras la catástrofe el Concello repartió más de 20 generadores a la espera de la reacción de Fenosa.
Es «lamentable que todavía haya viviendas sin suministro», denunciaba ayer Valentín González, alcalde de As Pontes. «Pero aún lo es más que estas casas se mantengan con generadores proporcionados y alimentados por el Concello».
Fenosa «tiene la responsabilidad de la descoordinación», denuncia. «No puede ser que tardara casi cinco días en darse cuenta de que tenía que repartir generadores. Y cuando lo hizo se olvidó de poner gasoil». Para entonces, «este Ayuntamiento ya había reaccionado».
Fenosa trabaja en los tendidos
Mientras estas viviendas todavía ayer se mantenían de forma artificial, un grupo de siete trabajadores de Semi, subcontrata de Fenosa, trabajaban desde primeras horas de la mañana en una de las torres de electricidad de Lago, en Valdoviño.
A casi quince metros de altura tensaban los tres cables de una línea que, tras el ciclón, descendió hasta alcanzar una distancia respecto al suelo de unos cuatro metros. Para ejecutar los trabajos, los técnicos cortaron el suministro a unas treinta viviendas durante cerca de una hora.
Segundo turno de caídas
No solo cayeron eucaliptos la fatídica noche de temporal Klaus. La debilidad que dejaron las rachas de viento en los árboles de la comarca ocasionó que días después corrientes más ligeras provocaran el desprendimiento de otros tantos.
Así lo confirman varios técnicos de la subcontrata, quienes aseguran que el pasado viernes en Ortigueira se perdió de nuevo la electricidad por la caída de varios eucaliptos sobre el tendido eléctrico.
Será la próxima semana, según estiman los técnicos, cuando arranquen los trabajos para rematar algunas de las medidas que inicialmente se tomaron de manera provisional.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios