Los empresarios de As Pontes optan por la seguridad privada para reducir los robos

45

Las compañías asentadas en los polígonos de Os Airíos y Penapurreira estudian la instalación de videovigilancia.
(La Voz de Galicia, por R.P.P. ) Los empresarios asentados en los polígonos industriales de As Pontes están dispuestos a costear de su propio bolsillo un sistema de vigilancia privado que consiga frenar los frecuentes robos de material que sufren periódicamente. A plena luz o amparándose en la oscuridad de la noche, los ladrones acceden a los habitualmente solitarios recintos empresariales y sustraen desde chapa metálica hasta vehículos.
robocop.jpg


No es una situación nueva. Los robos se producen desde hace años, pero los empresarios están cansados y ahora han decidido pasar a la acción. Consideran insuficiente la vigilancia que las fuerzas de seguridad públicas realizan en la zona y por ello estudian la contratación de seguridad privada, en principio a través de un sistema de cámaras de videovigilancia, pero tampoco descartan la contratación de personal que patrulle los polígonos de Penapurreira y Os Airíos.
Los empresarios de este último mostraron su preocupación al respecto en la reunión mantenida hace unas semanas con el concejal de Promoción Industrial, Óscar García. Y en ella, la Asociación de Empresarios Usuarios de Suelo Industrial de As Pontes (Seara) se comprometió a pedir presupuestos para estudiar en firme una propuesta que se pretende hacer extensiva también al asentamiento de Penapurreira y las demás áreas industriales menores del municipio.
Del coste que arrojen estas prospecciones de mercado dependerá el sistema de seguridad que se elija y también el apoyo empresarial que recaiga en esta iniciativa, aunque en el encuentro mantenido la mayor parte de los asistentes se mostraron a favor de intentarlo.
El presidente de Seara, José Castro, reconoció que existe «preocupación» por la inseguridad entre el colectivo. «Aínda non hai un ano que entraron en sete naves», recuerda. «Aquí rouban bastante», señala, argumentando la decisión de evaluar la contratación de videovigilancia. Saben que no será tarea fácil. Aun cuando el coste no fuese excesivo, deberán comprobar previamente la legalidad de la iniciativa, sobre la que existen precedentes que prohíben su instalación. Uno al lado de casa. El concejal de Seguridad de As Pontes, Javier Carballo, aseguró que «no es tan fácil conseguir ese permiso». De hecho, asegura que desde el propio Ayuntamiento se intentó instalar cámaras para facilitar el control policial en las zonas públicas, pero que fue denegado. La otra opción, la de reforzar las patrullas de los agentes municipales en la zona, tampoco se presenta sencilla. «Siempre se mandan patrullas por los polígonos, dentro del servicio rutinario. Pero no podemos vigilarlos en exclusiva», defiende el edil. Sobre todo con una limitada plantilla de 16 agentes para cubrir todos los turnos. Por ello, cree que la opción que queda a los empresarios es contratar vigilancia privada.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios