El lago artificial de Endesa ya está al 21% de la capacidad que tendrá en 2011

63

Lago.jpg
[Diario de Ferrol, por P.C.C.] Endesa decidió en su día reinvertir en beneficio de As Pontes y su comunidad algunos de los beneficios que la empresa obtuvo con la explotación de su suelo. Tal compromiso llevó a la eléctrica a cubrir de agua precisamente el lugar del que antes había extraído lignito.


La construcción del lago -que además hará líder a la compañía en cuanto a la realización de la mayor masa de agua creada artificialmente en Europa- es un proceso que arrancó en el año 2008 y que no estará listo hasta que finalice 2011. Por lo tanto, el proyecto no ha superado ni tan siquiera su ecuador cuando comienza a ser relevante, sobre todo en lo que se refiere al proceso de llenado.
Las mediciones realizadas esta misma semana han dado como resultado que sobre el antiguo hueco minero ya se encuentran almacenados unos 115 hectómetros cúbicos de agua. El volumen total previsto rondará los 550. Este dato, junto a los 5.000 metros de longitud y los más de 17 kilómetros que tendrá el perímetro final del lago son cifras que evidencian la proporción de una obra a la que Endesa destinará unos 35 millones de euros. En cuanto a la profundidad, las últimas comprobaciones también han desvelado que de los 206 metros que en su día separarán la superficie del punto más hondo ya se han superado los 110. No obstante, hay que tener en cuenta que si bien ahora las captaciones de agua se canalizan hacía el centro de una superficie que al final tendrá unas 865 hectáreas, de ahora en adelante cada vez será mayor el territorio a cubrir, y por lo tanto dejará de tener importancia la profundidad del agua para comenzar a tenerla cuestiones como longitud y anchura. Por cierto, ésta será de 2,2 kilómetros cuando el proyecto entre en su recta final.
Por otra parte, cabe recordar que el volumen de agua necesario para el llenado se obtiene del río Eume y de las cuencas propias de la mina y de la escombrera exterior. Estas aportaciones garantizan una captación regular de aproximadamente 127 hectómetros cúbicos de agua al año, a los que cabe añadir los 20 procedentes de la escorrentía.
Una vez conseguido el volumen previsto, dejará de ser necesaria la captación del Eume y se reintegrarán al lago las aguas de aquellos cauces desviados para la explotación de la mina. Ésta dejó de funcionar, después de 40 años haciéndolo, en diciembre del año 2007.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios