La Xunta prorrogará el control de la acidez del río Eume hasta el sellado de los taludes de la AG-64

128

[La Voz de Galicia] La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas confirmó ayer que mantendrá las labores de control de acidez de las aguas de los cauces ponteses que desembocan en el río Eume para evitar un nuevo episodio de contaminación como el que costó la vida a centenares de reos el pasado año. La empresa de gestión de residuos Sogarisa se encarga desde finales del pasado año del tratamiento con el aporte de compuestos de calcio en cuatro puntos, entre ellos los afluentes ponteses Chamoselo y Rego do Lavadoiro. Su contrato expira este mes, pero desde la empresa se ha afirmado que no se suspenderá el procedimiento aunque se exceda ese plazo y no reciban noticias, a la espera de que la Xunta confirme su prórroga o adjudique la intervención a otra empresa.


Sogarisa afirma no querer poner en peligro los resultados conseguidos. «No vamos a detenerlo hasta que la Consellería tome una decisión», indicaron fuentes oficiales. El tratamiento sintomático aplicado ha conseguido devolver el pH de los cauces afectados a unos valores de entre 6,4 y 6,7 unidades -los adecuados están entre seis y siete, pero la llegada de material pirítico de las obras llegó a rebajarlo por debajo de tres puntos en los ríos ponteses-. Además, en el embalse de A Capela las mediciones han dado valores cercanos a los seis puntos.
El aporte deberá mantenerse, según defendió la empresa hace semanas, hasta que se solucione de forma definitiva el problema. En esa dirección, la pasada semana se dio el primer paso. El Consello de la Xunta aprobó la obra por la vía de urgencia del sellado de los taludes de la autovía Ferrol-Vilalba en el tramo entre As Pontes y Barreiros, origen del material contaminante que llegó hasta los cauces fluviales y provocó un brusco descenso del pH. Se trata de la principal reivindicación de los pescadores del Eume desde la catástrofe ecológica del pasado año.
La instalación de unas membranas de polipropileno y su recubrimiento con tierra vegetal tapará las paredes de la roca evitando el arrastre. Esta operación llevará al menos cinco meses y está presupuestada en 5,8 millones de euros.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios