Un vertido de cantera enloda el legado fluvial de los Andrade

97

Seprona, vecinos y pescadores denuncian a la empresa por la conversión del río Castro en una corriente blanquecina
Según los afectados, “hai danos puntuais na microfauna invertebrada”
[El Correo Gallego] Como en una maldición de los Andrade, las aguas bajaron este fin de semana lechosas y untuosas desde la Serra do Forgoselo. Surcaron un Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de San Sadurniño, rodearon el castillo de Narahío y convirtieron los fondos del río Castro en zona pantanosa. Seprona, la asociación de vecinos de Narahío y la Sociedade de Caza e Pesca Xuvia ya han denunciado los hechos. Según confirman todas estas fuentes, los vertidos proceden de la cantera del grupo de empresas Cuíña: justo en el nacimiento del río, en O Castro (As Pontes), en plena sierra.


Tras dos días de marea blanca, el cauce que sirve de afluente al río Xuvia se encontraba ayer “limpio en casi su totalidad”. Pero según los afectados, el derrame de lodos de decantadora “causou danos puntuais na microfauna invertebrada, no punto máis afectado non hai resto de microinvertebrados, e preto da canteira non hai peixes dende hai anos polos verquidos crónicos”. El presidente de la Sociedade de Caza e Pesca Xuvia, Eloi Saavedra, recalca que “a contaminación procede da rotura da balsa de decantación”. Aunque la entidad va más allá: “Temos testemuñas de que se mandou ó maquinista da empresa que vertera no río, co agravante de facelo nunha fin de semana”. La Sociedade de Caza e Pesca se plantea con sus abogados una reclamación patrimonial por daños.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios