Conexión de puerto y aeropuerto con el AVE, y suelo a ocho euros

77

[La Voz de Galicia] Las desventajas de Galicia en materia de infraestructuras a la hora de competir con Portugal por el asentamiento de multinacionales son evidentes.
Un ejemplo: una parcela de 10.000 metros cuadrados industriales en el polígono de As Pontes, en Ferrolterra, cuesta 120.000 euros (12 euros el metro); en el polígono de As Somozas, en el mismo entorno, el precio asciende a 400.000 euros (40 euros el metro); mientras que en el polígono de Mos (Pontevedra) los mismos 10.000 metros cuadrados cuestan 1.600.000 euros (160 el metro). Si la compra de la misma superficie se realiza en el norte de Portugal, el precio puede ser 20 veces más barato (8 euros) o incluso salir gratis, a cambio del compromiso por parte de la empresa de generar empleo local.


Conviene aclarar que el parque empresarial de Mos, la única gran superficie de uso exclusivamente industrial promovida por la Administración gallega para una ocupación inmediata (finales del 2009), alcanza un precio que rebasa el presupuesto de sus potenciales clientes, los proveedores del automóvil.
Ceaga, el clúster gallego del sector, considera que el elevado precio del suelo es un problema que dificulta la implantación de nuevas empresas y el crecimiento de las ya instaladas, y ha advertido en más de una ocasión de que, en un período de tiempo no muy largo, sus negocios dejarán de ser competitivos debido a esta situación. Su argumento es sencillo: a mayor distancia, mayor coste (transporte, combustible, logística) y menos competitividad.
Además de en suelo industrial, Galicia pierde en comunicaciones, algo que el presidente de Embraer consideró fundamental para decantarse por su inversión en Évora.
A las conexiones de puerto y aeropuerto, Portugal añade el atractivo de su Red Nacional de Plataformas Logísticas, 11 nuevas áreas en conexión directa con el tren de alta velocidad. Esto, en la región norte pone en situación de privilegio a la plataforma de Valença, (algo menor que la de Chaves), que estará ligada directamente al AVE y a las otras dos grandes plataformas logísticas proyectadas en la región del norte, Maia (Trofa) y la del puerto de Leixões.
Además, el AVE Oporto-Vigo, que debería estar operativo en el 2013, tendrá conexión con Sa Carneiro, el aeródromo de referencia en el norte de Portugal, en una línea que unirá los centros de las dos ciudades en media hora (el viaje en tren hoy dura unas tres horas). Un aliciente más para la atracción de nuevas empresas.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios