La Xunta se plantea ampliar la capacidad de incineración de Sogama y sellar 30 vertederos

86

[Faro de Vigo] Además de crear plantas de compostaje repartidas por todo el territorio gallego, la Consellería de Medio Ambiente se plantea también ampliar la capacidad de incineración de Sogama. El anterior Gobierno bipartito había descartado esta medida por completo en el borrador del Plan de Residuos que dejó preparado durante la anterior legislatura. Sin embargo, el departamento que dirige Agustín Hernández no cierra la puerta a esta alternativa, a pesar del rechazo que la incineración provoca en las organizaciones ecologistas por la posible emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Como contrapartida la Xunta se ha marcado como objetivo sellar en los próximos tres años los 30 vertederos no controlados que aún quedan pendientes de clausurar en Galicia, una medida que tendrá un coste de cinco millones de euros.
Sin embargo, en la comunidad autónoma continuarán funcionando otros 31 depósitos con autorización. En concreto, cinco de ellos están actualmente en construccion en A Rúa, As Pontes, dos en Cerceda y uno en Santiago de Compostela. Todos ellos se someterán a partir de ahora a una estricta normativa que endurece los requisitos medioambientales que deberán cumplir y eleva los controles para evitar daños al entorno.


A pesar de que se están construyendo nuevos vertederos, el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, aseguró que su propósito es reducir la basura que acaba en estos depósitos.
Actualmente el 55,6 por ciento de los residuos sólidos urbanos van a parar al vertedero de Areosa, en Cerceda, o al de Nostián (A Coruña). A estos depósitos llegan cada año 559.000 toneladas de basura. “A Areosa le queda un año de vida útil hasta que se llene por completo”, explicó ayer Agustín Hernández, quien recordó que su intención es ampliar este vertedero hasta duplicar su capacidad.
En cuanto a los residuos industriales inocuos, aproximadamente un 10 por ciento terminan en escombreras. Si se trata de material peligroso la mayoría se deposita en vertedero: unas 134.000 toneladas anuales del total de 180.000 que se generan en toda Galicia.
Estos depósitos, que pueden ser municipales o gestionados por empresas privadas, no contaban hasta ahora con una regulación específica de la comunidad autónoma. Por esta razón la Consellería de Medio Ambiente publicará esta semana en el Diario Oficial de Galicia una normativa en la que se regulan las condiciones técnicas para la construcción de nuevos vertederos, el tipo de residuos que pueden almacenar, las condiciones medioambientales que deben cumplir y también los controles a los que deberán someterse tanto mientras esté abierto como después de su clausura.
“Se trataba de una necesidad imperiosa”, apuntó ayer el conselleiro de Medio Ambiente. De hecho, a principios de año el vertedero de Areosa estuvo rodeado de polémica por posibles vertidos al río Lengüelle. Con la nueva normativa los depósitos que se construyan deberán garantizar la impermeabilidad del vaso, el control y depuración de lixiviados, la vigilancia de las aguas superficiales y las emisiones a la atmósfera, así como la estabilidad del vertedero.
Además se limitará la basura que puede entrar a estos depósitos. La orden de Medio Ambiente establece que sólo podrá ir a parar a un depósito de este tipo aquella basura que no sea reutilizable o tratable o bien cuando no exista capacidad en otra planta para hacerse cargo.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios