El tirón de las setas llena As Pontes

83

La vigésima edición de la Feira de Fungos e de Cogomelos cosechó un nuevo éxito y batió su récord de participación con medio centenar de cestas presentadas a concurso
[La Voz de Galicia] La pasión por las setas consiguió desbancar ayer a la pertinaz lluvia que durante toda la jornada cayó sobre As Pontes. El atractivo de una nueva edición de la Feira de Fungos e Cogomelos, que cumplió veinte años, y las actividades que acompañaron esta fiesta pusieron al mal tiempo buena. Los visitantes se contaron por miles, aunque el Concello, organizador de la fiesta, no se atreve a dar una cifra.


A los visitantes de la carpa habilitada en el recinto del colegio Santa María, que atestaron toda la mañana el recinto y las casetas de los alrededores, hay que sumar el público que visitó el Canal IV. Allí se instaló el segundo mercado de oportunidades y una exitosa muestra de motos y coches antiguos, todo a cubierto para resguardarse del agua.
Con éxito de público y también de implicación se desarrolló una edición que batió récord de participación en una de las actividades centrales de la cita: el concurso de cestas de setas. Hasta 49 composiciones, cada una de ella con al menos diez variedades distintas, llegadas de toda la comarca, se sometieron al veredicto del jurado, que llegó a la misma conclusión que los últimos siete años: la mejor era la presentada por Luis Cuba, un músico mugardés autodidacta de la micología.
Premios hubo muchos más. De hecho, centenares de padres y niños contribuyeron a llenar al mediodía la carpa habilitada para recibir sus galardones por los trabajos escolares sobre setas elaborados a lo largo de la pasada semana en los centros educativos ponteses.
Pero la cita era eminentemente gastronómica y de ella dieron buena cuenta los alrededor de 750 comensales que degustaron un original menú a base de empanada rellena de setas, risotto -arroz cremoso- con Boletus edulis y Luteos y carrilleras de cerdo ibérico con salsa de setas al vino tinto. A las 12.30 horas ya se habían despachado unos 250 tiques. Apenas una hora después la cifra ascendía ya a 600 y finalmente fueron unas 750 las raciones consumidas
Los más madrugadores
Carmen Peña y Juan Filgueiras fueron los que inauguraron la fila y los primeros en poder probar el menú. «Está todo moi bo», aseguraba ella. El matrimonio naronés consideraba bien invertidos los diez euros per capita abonados por el almuerzo. «Non me parece nada caro. Hai que ter en conta que hai que ir buscar as setas e preparalas», valoraba tenedor en ristre Carmen.
El tirón de las setas se notaba también en el exterior. El puesto de Agroalimentaria do Eume prácticamente agotaba sus existencias de setas antes de que dieran las dos. Y la caseta de degustación de la feria sacaba sin parar remesas de porciones de un exquisito revuelto y tostas con salsa, todo ello con el ingrediente estrella: las setas.
Los más inapetentes pudieron disfrutar también viendo el amplio muestrario de setas exhibido en As Pontes y jugando a ser artesanos por un día en los puestos en los que canteros, torneiros, palilleiras, hilanderas y herreros eumeses enseñaron los entresijos de su labor.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios