Los transportistas del carbón deciden desconvocar el paro previsto para hoy

38

Cerca de 50 camioneros acudieron ayer a la asamblea y después no explicaron los motivos de la decisión
[La Voz de Galicia] Los transportistas que se encargan de llevar el carbón desde Caneliñas hasta la central térmica de As Pontes decidieron ayer en la asamblea que mantuvieron desde las 19 horas en la gasolinera de Espiñaredo desconvocar el paro que estaba previsto para esta mañana. Aunque los motivos de esta marcha no están claros, algunos portavoces del colectivo aseguraban que había alcanzado «nuevos acuerdos con la empresa adjudicataria del servicio».


Las razones que habían esgrimido para convocar la huelga eran los supuestos incumplimientos de la compañía adjudicataria del servicio, Estéllez Galicia, de lo pactado cuando se puso punto y final a las movilizaciones de octubre. «Se comprometieron a firmar un contrato a cada transportista y los documentos, por ahora, aún no los presentaron», explicaban fuentes cercanas al colectivo, que añadían: «Uno de los puntos que quedó claro cuando se terminaron las anteriores movilizaciones es que en el caso de que se reforzase el servicio, nosotros seríamos informados y se han incorporado nuevos camiones y ni siquiera nos han llamado».
Las mismas fuentes aludían a una falta de comunicación constante con la adjudicataria como uno de los principales motivos en el deterioro del acuerdo por el que se reanudaron los viajes de carbón desde Prioriño hasta la eléctrica de As Pontes el pasado 27 de octubre. «Ahora -explicaban- se ha reforzado el servicio y hacemos seis viajes al día. No nos parece un problema, pero simplemente tienen que avisarnos, porque nos podemos pasar de las horas que tenemos permitidas cada día para circular». El mismo inconveniente, aseguraban, aparecía cuando los camioneros tienen que trabajar los sábados, «necesitan una planificación».
El precio no se cuestiona
De hecho, en las nuevas quejas de los transportistas había pocos puntos en común con la que les llevó en octubre a dejar de cargar el carbón del puerto exterior de Ferrol durante cerca de un mes. En aquella ocasión, el principal escollo que debía salvar la empresa adjudicataria del servicio y que subcontrata a los transportistas era el precio al que tenía que pagar cada tonelada de mineral. Ese precio, que fue el único punto del acuerdo que se alcanzó en Galicia, se cerró en 3,5 euros por tonelada durante el 2009 y 3,53 para el 2010. Ahora, este es uno de los apartados del documento que puso fin a las movilizaciones del mes pasado que «no está en cuestión». Ha pasado en poco tiempo de ser el eje central de las reivindicaciones a ocupar un papel secundario. La entrada de nuevos camioneros son en esto momentos prioritarias.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios