Una mano desde el Eume

93

Haití.jpg
Los bomberos de As Pontes que ayudan a la reconstrucción de Haití esperaban ayer la llegada de más médicos españoles
[La Voz de Galicia] Miguel y Vicente Pazos esperaban ayer en Santo Domingo la llegada de un nuevo contingente de médicos españoles procedentes de Barcelona para ayudar a los refugiados del terremoto de Haití. Con ellos, vendrán las nuevas órdenes para los dos bomberos eumeses. Tal vez, sean las últimas. Tienen la intención de abandonar Centroamérica con destino a Galicia este fin de semana. «Aún no sabemos nada, porque no conseguimos contactar con Barcelona. Sabemos que vienen con una tonelada de medicamentos, pero cabe la posibilidad de que se queden en Santo Domingo y no vayan a Fond Parisien, en Haití. En ese caso, nuestro trabajo aquí finalizaría», explica Miguel Pazos.


El cansancio empieza a hacer mella en los dos hermanos. Llevan diez días durmiendo solo cuatro horas. Moviéndose desde la República Dominicana hasta Haití en transportes precarios. «Guaguas por carreteras secundarias en las que los accidentes están a la orden del día», apuntan. Las temperaturas superan los treinta grados a la sombra.
Sin embargo, la noche del miércoles fue un pequeño respiro. Durmieron en Santo Domingo en casa de una conocida periodista dominicana. «En cuanto se enteró de que estábamos allí, nos ofreció una habitación y, al menos, pudimos dormir en algo blando durante seis horas», comentan los dos voluntarios eumeses.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios