La Xunta exige a Ence un plan de traslado e inversión en otra fábrica

67

[ElPais.es] El contador se ha vuelto a poner a cero en las negociaciones para el traslado de Ence de Lourizán (Pontevedra). La compañía pastera pide a la Xunta su “implicación efectiva” en la operación, según fuentes de la Administración autonómica, que pasaría por un plan de ayudas y subvenciones para acometer el cierre de la planta y propiciar su instalación en una nueva ubicación. Como respuesta a sus planteamientos, el grupo presidido por Juan Luis Arregui ha obtenido desde la Consellería de Medio Ambiente la exigencia de “más concreción” en cuanto a sus planes, y detalle de plazos e inversión a acometer ante el fin de la concesión en su actual emplazamiento, que vence en 2018.


Tras la primera de una serie de reuniones que mantendrán el primer ejecutivo de la compañía y el titular de Medio Ambiente, Agustín Hernández, en la que se abordó el traslado de la factoría, desde la Xunta consideran que no se puede apoyar “una propuesta con generalidades a cambio del apoyo en la solución al traslado”, que califican de “innegociable”. Según las mismas fuentes, Hernández explicó a Arregui que el cambio de ubicación “es una decisión eminentemente empresarial”. A cambio de conocer el detalle de sus planes, dicho departamento se comprometió a “valorar con sensibilidad las propuestas que se detallen”, considerando como prioritaria una ubicación en el entorno de la comarca de Pontevedra.
Desde la Xunta se ve excesivo el planteamiento realizado por Ence al anterior Gobierno bipartito, cuando la compañía acudió al concurso eólico al tiempo que pedía 400 millones de euros por el lucro cesante (los beneficios que deja de obtener) por irse de Lourizán antes de que expire la concesión. Desde Ence aseguran que el escenario está abierto, “siempre y cuando las propuestas cuenten con el apoyo de la Administración”, e incluso barajan otras ubicaciones fuera del entorno de Pontevedra, en áreas incluidas en zonas de reindustrialización minera, como pueden ser As Pontes y Cerceda, que reciben más fondos del Estado, en este caso a través del Ministerio de Industria.
Uno de los termómetros para conocer la “sensibilidad” a la que alude Medio Ambiente será la adjudicación, entre marzo y abril, de nuevas plantas de biomasa por parte de otro departamento de la Xunta, en este caso Economía, que procederá a resolver el concurso de 80 nuevo megavatios, para los que se han presentado 42 proyectos, ente los que se encuentra Ence. En sus planes, la compañía pastera considera prioritaria la puesta en marcha de este tipo de plantas para generar electricidad a partir de los residuos forestales. Entre las ubicaciones pretendidas por el grupo industrial se encuentra As Pontes. Desde la compañía consideran que el desarrollo de este tipo de actividad “es paralelo” al proceso de cambio de ubicación de la planta de celulosas, que en cualquier caso no acometerían antes de 2014.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios